Aprendé a asar carne

Asar carne es una de las actividades favoritas de las familias. En una tarde de fin de semana, y con unos cuantos consejos, se puede realzar el sabor a la parrilla.

Ver más: Baja de peso con más comida y menos calorías

El primer paso, es saber la cantidad de gente que asistirá, para luego comprar un promedio de 300 gramos de carne por persona. Generalmente se suele comprar para las parrilladas carne de res, chorizo de cerdo o pollo. Sin embargo, también se puede cocinar pescado, mariscos, hamburguesas o salchichas.

Según la chef Viviana Muñoz, los trozos de res sólo necesitan pimienta y sal que incluso se coloca minutos antes de asar, pero el pollo si requiere marinarse con tres horas de anticipación con un poco de mostaza, pimienta, ajo, jugo de limón, salsa de soya y sal.

En lo que concierte al chorizo, el secreto para que quede suave y crujiente es hervirlo antes de llevarlo al asador, revela Muñoz.

Publicidad

Manos a la obra

Ya frente a la parrilla y con los cubiertos apropiados (pinzas, cuchillos, tenedor y tabla de picar) colocá sobre la parrilla aceite para que no se pegue la carne, pero quitá el exceso de grasa y así eliminarás las llamaradas, comenta el chef Rafael Calderón. Tené presente que solo se necesita voltear la carne una vez para garantizar textura.

“Si tiene distintos tipos de carne cocine los que quiera que queden más rojos cuando el fuego este más vivo”, añade Calderón.

En su opinión, deben ir a las brasas los trozos más grandes primero y se ponen en la orilla o al fondo de la parrilla.

Mientras se cocinan, muchos suelen barnizar las piezas con salsa de barbacoa o aceite. Para ello, Calderón acostumbra utilizar las hojas de romero como si fueran una brocha para darle más sabor.

Publicidad

Por último, no olvide envolver las verduras en papel aluminio y agregar aceite de oliva para cocinar, pues toman más tiempo.

A las brasas

Precaliente la parrilla de gas 15 minutos antes. Si es de carbón, 30 minutos para formar una capa de ceniza. Calcule un kilo de carbón por cada kilo de carne.

Evitá punzar los trozos y aplastarlos, para que no pierdan sus jugos.

Antes de armar brochetas, humedecé los palillos de bambú en agua para que no se quemen.

Por Neyssa Calvo Achoy. Publicado en Grupo Nación. Foto archivo de Eme de Mujer. 

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry