‘Tips’ para escoger el mejor café

Por  |  | Gourmet

Aroma, acidez, cuerpo y sabor son las características fundamentales que tenés que buscar en una buena tacita de café, de acuerdo a los especialistas en este tema.
José Solís, barista de la Asociación de Cafés Finos de Costa Rica, asegura que al seleccionar un buen café se busca que la taza sea balanceada y redonda, según el lenguaje cafetalero, esto quiere decir que haya balance entre los sabores: dulce, ácido y salados, con pocas notas amargas.
“Una buena taza también debe tener buen aroma, duradero y fuerte, y buen cuerpo, esto se refiere a la densidad de la bebida y su textura en la boca”, dijo Solís.
Así, según las recomendaciones de Solís, deberías identificar cada una de estas cualidades en tu café:
Aroma: una taza de café expide un olor fuerte y duradero, pero a la vez agradable, sin provocar disgusto. Puede ser comparar con flores, maderas o frutas. Por medio del olor también se sabrá si el café es fresco, si fue tostado hace mucho tiempo o si ha sido bien empacado.
Acidez: al probar el café este debe ser un poco ácido para que le quite el sabor plano, pero no demasiado y sin confundirlo con un sabor agrio o amargo. Debería tener un balance entre lo dulce, ácido y salado, con pocas notas amargas. Algunos expertos aseguran que esta es la característica vivificante y limpiadora del paladar.

La altura a la que fue sembrado el café tendrá influencia en este aspecto; entre más alto el grano es más denso y con mayor acidez, como es el caso del que es producido entre los 1.500 m y 1.600 m. Por el contrario, entre menos altura es de menos acidez, con mejor aroma y a veces es un poco más dulce y con notas saladas.

Otro factor importante en este sentido es el proceso de secado utilizado, ya que si es al sol tiende a ser un café más relajado, por no haber sido sometido a las altas temperaturas de las guardiolas. Este café debe ser recolectado en su punto óptimo de maduración.
Cuerpo: en este punto lo importante es la consistencia, que sea denso y tenga llenura de boca; en otras palabras que sea viscoso, tenga peso y grosor.
Sabor: es una combinación de los tres aspectos mencionados: acidez, cuerpo y aroma.
Además, existe otra característica menos conocida, pero igual de protagonista que las demás, se trata del posgusto, que consiste en la sensación inmediata en el paladar después de tomar el sorbo del café, esta sensación se comparada con el tabaco y el cacao.
Por Gabriela Flores V. Eme de Mujer Costa Rica. Foto: Shutterstock.

 

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open

Menu