5 Formas de contagiarte de una ETS ¡sin contacto sexual!

ets

Una enfermedad de transmisión sexual suele ser molesta y sumamente contagiosa y aunque no lo creas en muchas ocasiones no se transmite por contacto sexual. Bajo este tenor te dejamos algunas recomendaciones:

1.- Labiales: Primero que nada debes saber que hay 2 tipos de herpes: el oral y el genital, los cuales pueden transmitirse a través del contacto con la piel. Cualquier producto que se utilice en una área afectada de los labios (cigarro, labiales, bálsamo) automáticamente se vuelve en un foco de infección.

2.- Toallas húmedas: Las enfermedades de transmisión sexual son tanto virus como bacterias así que pueden vivir en un ambiente húmedo… ¡como el de una toalla mojada y caliente! ¿Has escuchado de la tricomoniasis? Es un ETS con síntomas parecidos a una infección vaginal pero puede vivir en toallas y en otros objetos por muchísimo tiempo. Así que ve por tu salud y lleva tu propia toalla a cualquier lugar que vayas.

juguetes sexuales

Publicidad

3.- Camas de bronceado: Uno pensaría que todo ese calor y rayos UV matarían a cualquier bacteria pero al parecer no. El Virus del Papiloma Humano se contagia a través del contacto con la piel y, aunque utilices tu traje de baño, gran parte de tu piel estará expuesta.

4.- Rastrillos: Por más necesitada que estés de un rastrillo ¡nunca pidas uno prestado! Cuando te rasuras, abres la piel e incluso a veces te cortas o rasguñas, lo cual podría atraer a una ETS. Recuerda, cualquier contacto con la sangre puede ayudarte a contraer un virus o incluso enfermedad como la Hepatitis B.

5.- Juguetes sexuales: No nos vas a creer pero sí hay personas que venden y compran juguetes sexuales usados. Y no habría ningún problema al respecto sino fuera por la gente tan poco higiénica que no los limpia para evitar la transmisión de alguna enfermedad.

 

Foto: Archivo Eme de Mujer

Publicidad

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry
Escrito por
Más de Ivanna León

Tips para quedar embarazada en poco tiempo

Es importante que no te presiones
Leer más