Daño ambiental potencia muerte de 1.000 niños de Costa Rica

Niños en triciclos, ejercicio infantil
Niños en triciclos
 Un medio ambiente contaminado y sucio enferma y mata a los menores de cinco años. En Costa Rica, unos mil niños en estas edades mueren cada año como consecuencia del daño ambiental.

Males respiratorios producto del aire sucio y el fumado pasivo son las principales causantes de estas muertes. Esta es una de las conclusiones que recoge el Atlas de la Salud y Ambiente en Menores de Cinco Años , presentado este lunes por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según el documento, el daño ambiental es causante del fallecimiento de 20,21 costarricenses menores de cinco años por cada 100.000 habitantes. Esta cifra es baja si comparación con la de otros países centroamericanos; por ejemplo, en El Salvador es de 47,48, en Guatemala de 89,15 y en Honduras de 52,94.

No obstante, hay mucho camino por andar cuando la comparación se hace con Islandia (el país con menos mortalidad infantil), que registra 2,71 muertes atribuibles al medio ambiente por cada 100.000 habitantes.

“Son buenas noticias, pero también debemos poner atención a cuidar más de estos niños, pues al ser tan pequeños son más vulnerables. No fumar cerca de ellos, cerciorarnos de que no estén en contacto con agua contaminada y tener siempre muchísima higiene al tratar con ellos”, manifestó el pediatra costarricense Carlos Espinoza.

El ambiente afecta directamente a la salud. Por ejemplo, las partículas contaminantes del aire son causantes del 44% de los casos de asma en los primeros cinco años de vida. “Un ambiente contaminado es mortal, particularmente para los niños pequeños”, afirmó en un comunicado Margaret Chan, directora de la OMS.

Publicidad

“Sus órganos y sistema inmunitario están apenas en desarrollo. Además, sus cuerpos y vías respiratorias más pequeñas los hace más vulnerables a contaminantes en el aire y en el agua. También son más sensibles a la contaminación sónica”, añadió.

Al realizar en análisis de datos, Costa Rica salió mejor comparado que los otros países de la región, pero quedan tareas pendientes en el peso de los menores, pues un 8,1% de los ticos en primera infancia registra sobrepeso, índice más alto en toda Centroamérica .

“El sobrepeso es es algo que debemos cuidar. Ningún niño debería tenerlo. No solo es vigilar lo que comen y que no abusen de la alimentación, también el asegurarnos de que hagan el ejercicio suficiente”, aseveró Espinoza.

María Neira, coordinadora de la OMS de Salud Pública y Medio Ambiente también señaló la importancia de cuidar del ambiente en el que crecen los menores.

“Un ambiente contaminado repercute en la salud. Puede dañarse a través del aire, agua, alimentos y hasta de los desechos y el manejo que hagamos de estos. Los gobiernos y los sistemas de salud deben invertir en esto”, enfatizó Neira.

Publicidad

Tomado de www.nacion.com

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry