Poné todo en su lugar

limpieza del hogar
alimentos para limpiar el hogar

Los quehaceres domésticos son pesados para cualquiera, en especial cuando se trabaja también fuera de casa. No obstante, con un buen plan se pueden sacar adelante y con creces.

Ver más: Cosas que harán que tu chico se quede a tu lado de por vida

Lo primero que hay que hacer es poner en blanco y negro las cosas que deben hacerse en cada área de la vivienda para mantenerla impecable y limpia.

Con el tiempo te darás cuenta de que no sólo tendrás más espacio y hasta ahorrarás algún dinero, porque es posible que vuelvas a usar objetos o prendas olvidadas.

El psicólogo Erick Quesada, destaca que al definir funciones se acelera el paso del trabajo y, además, permite asignar tareas entre todos los miembros del núcleo familiar.

Publicidad

“Es importante que todos se involucren en el proceso y que la mamá no sienta que todo está sobre sus hombros. Un sentimiento muy común entre las amas de casa”, resalta Quesada.

Eso sí, hay que tomar en cuenta que sean capaces de cumplir con sus obligaciones tomando en cuenta su edad.

Si se trata de niños sería bueno apuntar lo que deben hacer en un cartel visible donde puedan ellos mismos anotar que lo hicieron.

“Se les puede dar un estímulo como una premio para incentivar su deseo de mantener todo en orden”, enfatiza Quesada.

No pretenda hacer todo en un solo día, pero procure dedicar al día al menos 15 minutos para cumplir con los quehaceres.

Publicidad

Eso sí, no olvide que si algo está desordenado lo mejor es no dejarlo para después, porque se va acumulando, destaca Iside Sarmiento, decoradora de casas y experta en fen shui.

Primero deseche todo lo que no sirve, desde electrodomésticos descompuestos que aguardan ser reparados, hasta ropa que solo hace bulto en los cuartos. Sarmiento es de la consigna de que cuantas más cosas se tienen más difícil es mantener el orden.

Trate de ubicar lo de uso frecuente al alcance de la mano y lo que no se necesita con tanta frecuencia guárdelo en los sitios más escondidos.

“En cuanto a la ropa hay que hacer un examen de conciencia y si no se ha usado por seis meses es hora de desecharla o mejor aún regalarla si está en buen estado”, destacó Sarmiento.

Clasifique todo y asigne espacios para cada uno con ayuda de cajones bonitos, ganchos o cestos que son útiles para guardar zapatos, libros o revistas.

Es importante que las áreas donde suelen estar las visitas estén limpias, ordenadas y con rico aroma.

 
Por Neyssa Calvo Achoy. Publicado en Grupo Nación. Fotografía de archivo de Eme de Mujer.

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry