Diez motivos para viajar una vez al año

Por  |  | Lifestyle

Viajar es una manera de liberarnos, de sentirnos diferentes, únicas. Viajar nos conecta con una realidad que nos enseña a valorar lo que tenemos en casa, lo que somos y lo que fuimos antes de emprender un camino hacia lo desconocido.

Todas deberíamos darnos el chance de experimentar un viaje al año, ya sea largo o corto, en el país de residencia o en el extranjero. Lo que sea que querás, hacelo, organizate y no temás.  Andá sola o acompañada, pero programate para una experiencia inolvidable.  Estos diez motivos seguro harán que te den ganas:

  1. Nuevas amistades: esta es sin duda una razón genial para viajar, la cantidad de personas que se abren a conocerte, es increíble. Cuando viajás y entablás una conversación con un desconocido, no hay espacio para algún tabú. Aprendés de la otra persona con la mente y el corazón abierto.
  2. Probar comida sabrosa: es bastante emocionante sumergirte en el estilo de vida de ese sitio mediante su cultura culinaria. La forma en la que comen, la preparación de los alimentos dice mucho del lugar que estás conociendo.
  3. Convertirte en una local de ese destino: para hacer esto no necesariamente tenés que viajar como mochilero, sino tener la mente abierta para meterte en los lugares que solo los locales conocen. Preguntá, perdete y atrevete a ir a ese barrio colorido, o andá a ese pub donde solo van los universitarios.  Conocer la ciudad como uno más es la mejor forma de vivir la experiencia completa.
  4. Nuevas memorias para compartir: cuando regresás de viaje y pasa el tiempo, te das cuenta todo lo que viviste, recordarlo será muy especial. Tomá fotos y traé objetos simbólicos de momentos especiales. Verás que al final la alegría es enorme. Compartí esta experiencia con tus amigos y por redes sociales, seguro más adelante alguien te pedirá consejos viajeros y tú tendrás los mejores.
  5. Desarrollo personal: posiblemente cambien tu sensibilidad cultural y tacto hacia los demás. También, el hecho de estar afuera y soportar los imprevistos de estar en un lugar desconocido te conviertan en una persona resiliente.
  6. Aprendés a vivir día a día: no es tarea sencilla vivir el presente, en la rutina estamos verificando constantemente nuestras acciones. Sin embargo, cuando estás viajando no tenés tantas distracciones porque estás en un sitio jamás conocido, eso te obligará a estar en el aquí y ahora.
  7. Una nueva forma de recordar el año: cuando llegue diciembre y hagás recuento del año, verás que parte de tus recuerdos más lindos habrá sido viajar. Agradecé cada minuto de esa experiencia.
  8. Aprendés a organizarte: viajar requiere de organización, por eso te enseñará a vivir ordenadamente. Entre tus nuevas habilidades estará hacer cronogramas, listas y leer correctamente el mapa del metro.
  9. Darte un break: viajar es también darse un descanso, algo que es requerido cada cierto tiempo. En verano, planificá unos días afuera para que tomés un respiro del ajetreo y volvás a tu ciudad con nuevas energías y buena vibra.
  10. Adoptar un nuevo estilo de vida: cuando salís de la ciudad y vas a un sitio desconocido son muchos los elementos nuevos que nuestro cerebro registra. En cada lugar hay costumbre positivas que pueden contribuir con tu desarrollo personal. Tomá el mejor ejemplo y adoptalo para convertirte una verdadera ciudadana del mundo.

 

Eme de mujer USA (por Daniela Ortiz).  /  Foto:  Archivo de Eme.

 

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry
Open

Menu