Beneficios de ir a una sex shop

sex shop
sex shop

Ir a una sex shop puede ser toda una aventura, sobre todo si vas con tu pareja, ya que en estas tiendas se especializan en mostrarte todo un mundo mágico y divertido en cuanto a sexualidad se refiere. Así que aquí te damos unos tips si es tu primera vez en este tipo de comercios.

Ver más: Liga como pro en Tinder con estos consejos

1.Toma las riendas de tu vida sexual

¿Por qué conformarse con lo típico en el cuarto? Ahora las mujeres tenemos la oportunidad de decidir sobre qué queremos y cómo lo queremos. Las sex shops te dan la oportunidad de encontrar algunos productos para mejorar tu experiencia, sentirte orgullosa de tu sexualidad y no avergonzarte de tu intimidad.

sex shop

Publicidad

2. Es divertido

Explorar el mundo es entretenido y el aspecto sexual lo es aún más. Entrar a una de estas tiendas te abre el panorama de las mil alternativas que existen y que seguro no conocías. Al inicio puede ser intimidante, pero poco a poco te vas sintiendo más cómoda y empiezas a disfrutar de la experiencia.

3. Puedes aprender sobre sexualidad

En algunas tiendas, los vendedores se encargan de explicarte a detalle cada producto que tienen, cómo funcionan y sus efectos. A veces hablar de algunas partes de nuestro cuerpo nos incomoda, pero en una sex shop no solo te motiva a abrirte más sino a conocer sobre tus gustos o las cosas que deseas intentar hacer.

4. Puede ser una experiencia diferente en pareja

Publicidad

¿Buscas algo distinto para hacer con tu novio o esposo? Prueben ir juntos a un sex shop y conocer juntos todas las opciones que tienen para probar. Ese espacio los ayudará a conversar sobre sus fantasías y tendrán un vínculo más fuerte en la intimidad. Tal vez hasta se animen a comprar algo y divertirse una noche.

5. Es muy común ir a ese tipo de tiendas

Hoy internet ofrece la oportunidad de comprar productos de un sex shop de manera virtual y anónima. Sin embargo, es mucho mejor poder ver personalmente lo que deseas adquirir y averiguar si hay otras alternativas más convenientes para ti. Los tabúes se van rompiendo poco a poco y las sex shops están empezando a ser más concurridos.

6. Hay más de lo que imaginas

Pensar en un sex shop es imaginar una pared llena de juguetes, pero esa no es la realidad. Si no eres de las más osadas en la habitación, ahí también puedes encontrar lencería sensual, aceites para masajes, velas y otros productos que están lejos de tu idea inicial. Si quieres una noche picante, atrévete a visitar una tienda y elegir algo que sorprenderá a tu pareja.

 

GDA/ VIÙ! / El Comercio / Perú

Más de Equipo EME Costa Rica