Cuatro tonos armonizan las bodas

Cuatro tonos armonizan las bodas

El 2017 sorprende con un cambio en las bodas, pues los detalles antiguos del estilo vintage dan paso a la combinación de tonos fuertes, metálicos y pasteles, a la utilización de materiales orgánicos y al uso de espacios abiertos.

Una de las novedades más fuertes es que las ceremonias dejaron de ser estrictamente temáticas para definir y unir su concepto en una gama de cuatro colores. El objetivo es que cada uno de los elementos que se utilizan tengan uno o más de estos tonos y, de esta manera, al juntar cada pieza, se logre la armonía que define el concepto.

“Se usan, por ejemplo, colores oscuros, como café, azul marino o negro con textura; metálicos, como golden rose, dorado o plateado; pasteles, como rosado; y neutros, como blanco, marfil o beige“, explica la organizadora Rebeka Arce, de Bodas & Eventos de Ensueño.

Otra de las pautas para este 2017 es el de las recepciones en espacios abiertos. Estas se hacen en quintas exclusivas en las que los novios se encargan de llevar desde la decoración hasta el servicio de bufé, o bien, en centros de eventos que ofrecen la comida o tienen paquetes especiales que, incluso, se pueden complementar con lo que los novios deseen añadir.

De la mano de la preferencia por bodas en áreas verdes, también destaca el uso de materiales orgánicos, tales como troncos o conchas, además de productos reciclados.

A la lista de las tendencias para el 2017 se suman los arreglos y centros de mesa elaborados en cilindros de distintos tamaños, candelabros, agua y mucha luz, añade Jacqueline Alfaro Dobles, de Villa Alegre.

Diversión para todos. En cuanto a las opciones de entretenimiento, está en tendencia recurrir a personajes (mimos o sombrereros) que amenicen a los invitados durante la noche, especialmente a los que no bailan. Un recurso novedoso es que uno de estos personajes les tome fotos Polaroid.

Asimismo, el carnaval de neón sigue vigente, así como las batucadas, los malabaristas o los zanqueros, especialmente en las bodas de las parejas más jóvenes.

Sin embargo, como lo más importante es que la diversión refleje el gusto de los novios y, además, tome en cuenta el gusto y la edad de los invitados, el carnaval no es la opción más pedida cuando la edad de los novios ronda los 40 años.

En este caso, Arce afirma que la pareja opta por presentaciones de música plancha o trova, por ejemplo.

 

Por Irene Traube G.  /  DC, Suplementos, La Nación.  /  Foto:  Shutterstock.

 

Compartir