¿Problemas de alcoba? Te dejamos unos tips

Hay que ser honestas: constantemente nos preocupamos por un par de problemillas en la recámara que ni siquiera vale la pena tener en nuestra mente. Aprender a distinguir aquellos problemas que no sontan grandes de otros que podrían arruinar tu relación, puede ser muy complicado. Por eso, te damos algunas pautas.

Ver más: Señales de que es ¡alérgico al compromiso!

Su deseo sexual no está sincronizado. Esto puede manifestarse de diferentes maneras: vos podés excitarte más en la mañana y él en la noche, o uno de ustedes quiere hacerlo todo el tiempo, y el otro… no. Aunque este puede ser todo un reto, no necesariamente arruinará su relación. Lo mejor que pueden hacer es respetar sus libidos diferentes y cuando lleguen a un punto de sincronía disfrutar del momento.


Ya no te excita tanto como antes. Es muy común que, después de estar muy enamorados tu energía empieza a recaer… y recaer. La única vez en que podría ser una muy mala señal, es si se te hace muy difícil tener relaciones con él. De lo contrario,  pueden experimentar con más técnicas y posiciones para revivir la llama de la pasión.
Su vida sexual recae con la llegada de un bebé. Tener un hijo no debería ser el comienzo de la caída de tu vida sexual. Y con tantas hormonas tardarás en tener un libido alto, pero con el tiempo podrán encontrar la forma de excitarse y darse amor.


Sus preferencias sexuales son muy diferentes. Él prefiere el sexo oral ante todo, pero tú odias dar ‘blowjobs’… es normal. La única vez en que esto se volverá un problema es cuando no comuniquen sus preferencias y diferencias. Usualmente pueden resolverse, siempre y cuando haya comunicación.
Pierde su erección. Cuando pierde su erección, muchas mujeres sienten que es su culpa por no hacer bien las cosas o hasta por no ser lo suficientemente atractivas. Pero no es el caso; hay hombres que tan sólo sufren de ansiedad sobre su desempeño. Y sólo tienen que recuperarse del bajón y seguir adelante.
No tenés orgasmos. Hay muchísimas cosas que previenen los orgasmos; estrés, hormonas, mala técnica, momento incorrecto, etc. En casos así, lo recomendables es darle más tiempo al juego previo.

Publicidad

 

Por Andrea Bouchot, Eme de Mujer México

Foto: archivo Eme de Mujer

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *