Agua, un aliado del cuerpo

Para nadie es un secreto que el agua es necesaria para la buena salud. Por lo tanto, la hidratación del cuerpo debe ser constante, especialmente durante los días calurosos.

Ver más: Desinflama el vientre en un tris

Efectivamente, el organismo pierde este líquido aún más rápido, cuando el clima está muy caliente o cuando se realiza actividad física y se sudar.

Cuando la temperatura es muy alta, el cuerpo expulsa el sudor de manera más lenta lo que provoca que no se refresque lo suficiente”, señala Jannina Álvarez médico del Hospital Clínica Bíblica.

Añade que también los vómitos y la diarrea pueden provocar una pérdida rápida de agua y si este fluido no es restituido el organismo se deshidrata.

Publicidad

Es importante, conocer cuáles son los síntomas de la deshidratación y no esperar a que aparezcan.

¿Qué podés sentir? Por lo general, la persona presenta poca o ninguna orina, boca seca, sonmolencia, sed extrema, dolor de cabeza, confusión, mareos o sensación de aturdimiento.

Los especialistas sugieren beber mucho líquido, incluso sino siente sed. Eso sí, evitá las bebidas carbonatas o muy cargadas de azúcar.

Tratá de beber al menos de seis a ocho vasos de agua al día así como incluir frutas en la dieta como sandía, naranjas, toronjas y melones. Además, de vegetales frescos con alta concentración de agua como el apio, el pepino, los tomates y el chile dulce.

Llevá una botella de agua reutilizable y llénela de forma constante y si no te gusta el sabor, intentá agregar una rebanada de limón.

Publicidad

Cuando hagás ejercicio procurá tomar agua antes, durante y después de ejercitarse.

Por Neyssa Calvo Achoy. Grupo Nación. Fotografía de archivo Eme de Mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *