Básicos para que coman solitos

alimentación
niños

“Yo solito, yo solito”, es posiblemente la frase que más repiten los niños pequeños cuando tienen frente a sus ojos la mesa servida y quieren experimentar comer sin ayuda.

Ver más: Baja de peso con más comida y menos calorías

Son quizás muy chicos para sostener una cuchara entre sus pequeñas dedos, pero aún así, hacen esfuerzos sorprendentes para lograrlo. Los padres de familia deben asumir esa actitud de los chicos, con comprensión y paciencia, pues son principiantes en todo lo que hacen.

Amy Vanderbilt, en su libro Nuevo Libro Completo de Etiqueta, señala que los niños de un año y medio, ya hacen esfuerzos para comer con sus propios cubiertos y es imposible que lo hagan limpiamente y no pongan las manos en el plato. Añade que hay que ayudarle al pequeño. Por ejemplo, si el no acertó a servirse bien con el tenedor, dele una cuchara y explíquele en buenos términos cómo debe usarla.

Además, hay que enseñarles ciertos hábitos, tales como no masticar con la boca abierta y haciendo ruido; no dejar la cuchara en la taza ni comer con el cuchillo y evitar  colocar los codos sobre la mesa, entre otros.

Publicidad

Para que los niños aprendan a utilizar el tenedor y el cuchillo, es importante que tengan bien claro cuál mano sujeta el tenedor y cuál el cuchillo. Para ayudarles, se pueden dibujar las manos de los pequeños en un papel, y pintarlas de diferentes colores. Luego, hay que colocarlas en la mesa y así asociar un color con algún cubierto.

Existen dos maneras de manejar el cuchillo y el tenedor: al estilo europeo y al estilo americano. En el primero, el comensal no suelta los cubiertos en ningún momento. Corta con el cuchillo la carne o el alimento servido, normalmente un trocito cada vez, y usa el tenedor con la mano izquierda, con las púas hacia abajo, para pinchar el trozo y llevarlo a la boca. El estilo americano se distingue del anterior, porque el comensal corta primero unos cuantos bocados de alimento (no más de tres trozos), y deja después el cuchillo cruzado justo enfrente del plato. El tenedor se cambia entonces a la mano derecha para comer. La mano izquierda se apoya en la rodilla mientras se está usando el tenedor, que puede cambiar de mano cuantas veces sea necesario a lo largo de la comida. Para sujetar los cubiertos, se usan los dedos pulgares, índices y corazones, dejando que el extremo del dedo se apoye ligeramente en la palma de la mano, cerca de la raíz de los dedos.

La psicopedagoga, Karina Picado señala que el entrenamiento puede darse incluso desde los seis meses, pues a esa edad utilizan el pulgar y dedo índice para tomar objetos pequeños.

Ella recomienda que los utensilios para comer sean de fácil manejo, pues ellos no tienen tanta fuerza ni la coordinación muscular de un adulto. Asimismo, destaca que estos deben ser llamativos a la vista del menor. Lo que no significa que estén cargados, por ejemplo, de dibujos, pues pueden desviar la atención del alimento.

“Es un proceso y los padres deben entenderlo así. Con el tiempo, aprenderán y si tienen suficiente estímulo y ejemplo en casa, mucho mejor”, detalla la especialista.

Publicidad

Por Neyssa Calvo Achoy. Publicado en Grupo Nación. Fotografía de archivo de Eme de Mujer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *