Cinco mitos sobre el consumo de grasas

Cuando seguís un plan nutricional, la ingesta de grasas es determinante en el resultado final. Por esta misma razón surgen confusiones relacionadas en torno a qué cantidad de grasa se debe consumir, sobre si todas las grasas son malas y hasta con el tipo de aceites que es más conveniente cocinar.

Ver más: Alimentos súper agresivos que ¡consumes todos los días!

En esta nota, despejamos los mitos más populares en cuanto al consumo de grasa en una dieta balanceada.

Mito 1: eliminá la grasa por completo

No debés eliminar al 100% el consumo de grasas; mas sí es indispensable que lo moderés. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta de grasas no debería superar el 30% del consumo calórico diario. Esto implica que dejés las grasas saturadas y que las sustituyás por las no saturadas, así como eliminar gradualmente las grasas industriales del tipo trans.

Publicidad

Sobre si las grasas producen un significativo aumento peso, la nutricionista Melania Cevo de la Clínica Consultas Nutrición, explica: “Lo que genera un aumento desmedido de peso es la ingesta desmesurada de comida, esta puede ser tanto grasas como azúcares. Sin embargo, las grasas son particularmente de alta densidad calórica; es decir, una pequeña porción de grasa aporta muchas calorías”.
Mito 2: todas las grasas son dañinas

No todas las grasas son dañinas. Existe un grupo de grasas saludables, las cuales no debés eliminar de tu dieta diaria, pero sí limitar. Ejemplo de ellas son aguacate, aceitunas, aceite de oliva (crudo), alcaparras, almendras, maní, marañón, pistacho, macadamia, nueces y moringa, entre otros alimentos.

Por el contrario, debés moderar mayoritariamente el consumo de aquellos alimentos con grasas nocivas para la salud, como los contenidos en los cortes grasos de la carne de res, cerdo y cordero, así como el pollo con piel. Además, la manteca vegetal y la de cerdo, la natilla, el queso crema, mantequilla, ciertos quesos, embutidos, chicharrones, repostería, pasta de hojaldre y frituras.

Mito 3: las grasas suben el colesterol y son las principales causantes de problemas cardiovasculares

Es cierto que comer en exceso alimentos que contengan mucha grasa saturada eleva los niveles de colesterol en la sangre, llamado también colesterol malo (LDL). Esto puede aumentar las probabilidades de que padezcas enfermedades cardiacas y sufrás un infarto, explica la nutricionista de Clínica Consultas Nutrición. Pero las grasas no son las únicas que influyen en estos padecimientos. Según la OMS, en general, el consumo de grasas, azúcares y sal en exceso puede aumentar tus probabilidades de padecer estas enfermedades.
Mito 4: los aceites vegetales son más saludables

Publicidad

Lejos de lo que muchos creemos, los aceites vegetales pueden ser más dañinos que la propia mantequilla, por ejemplo, a la hora de cocinar. Los aceites de origen vegetal son más industrializados y procesados químicamente, lo que altera su composición nutricional y los vuelve dañinos para el consumo humano. Ejemplo de estos son el aceite de canola, de maíz y de girasol.

Los aceites más aconsejables para consumo son aquellos que soportan altas temperaturas sin cambiar su estructura; por ejemplo, el aceite de coco, el de semilla de uva y el semilla de aguacate, explica Melania Cevo. Sin embargo, en cualquier caso, limitá su consumo en la cocina.

Mito 5: los alimentos light no contienen grasas

Los alimentos light son bajos en grasa y en otras calorías; sin embargo, no están exentos de ellas. Así que, al igual que con otro alimento, debés limitar su consumo. Además, revisá siempre su etiqueta nutricional; pues aunque indiquen que son bajos en grasa, puede que presenten exceso de azúcares y sodio, ambos dañinos para la salud.

Por Ana Yancy Flores, Eme de Mujer Costa Rica
Foto: archivo Eme de Mujer