Parejas que comparten labores del hogar tienen más sexo

novio, novia
relaciones

El promedio de encuentros sexuales entre parejas casadas es de 1 a 2 por semana. Factores como el trabajo, los problemas económicos y los compromisos con los hijos, muchas veces se convierten en obstáculos a la hora de la intimidad y del placer.

Ver más: Cosas que harán que tu chico se quede a tu lado de por vida

¡Pero tranquila, es un asunto que tiene solución! Una exhaustiva investigación, que incluyó a 6.877 parejas con horarios laborales extensos y múltiples ocupaciones, reveló que cuando los hombres se comprometen con las tareas del hogar y colaboran de igual a igual con sus parejas, estas tienen mayor deseo y disposición a la hora de la intimidad, pues con el sexo recompensan a sus esposos.

Scott Coltrane, sociólogo de la Universidad Riverside de California, explicó que “cuando los hombres demuestran compromiso con las responsabilidades en casa, la percepción de las mujeres sobre la equidad y la satisfacción matrimonial aumentan y la pareja atraviesa por menos conflictos, eso puede verse traducido en mayor número de encuentros sexuales”, señaló.

Joshua Coleman, psicólogo miembro del CCF (Consejo de Familias Contemporáneas), apoya esta teoría: “Compartir las tareas del hogar está asociado con un nivel más elevado de satisfacción matrimonial, lo que se refleja en las relaciones sexuales. Las mujeres dicen sentir más atracción sexual y más afecto hacia sus maridos si participan en las tareas del hogar”.

Publicidad

Pero ¿por qué este tipo de hombres nos gusta más a las mujeres? John Gottman, médico de la Universidad de Washington, explica que la ayuda por parte de los hombres disminuye los niveles de estrés y mejora la salud emocional de las esposas. “Ellas interpretan esta colaboración como un signo de amor y cariño de sus parejas, por lo tanto, sienten efectivamente más atracción por ellos”.

Esta premisa la corrobora Carolina Londoño, médica y sexóloga clínica del Centro Psicopedagógico Integral (Cepi): “A las mujeres nos enamora el lado femenino de ellos (es decir, su ternura y su faceta como padres) y a ellos nuestra faceta masculina (contribuir en lo económico y ser exitosas laboralmente) Por esto, al distribuir las funciones cambia la predisposición y es posible apartarse del plano paternal y el laboral para entrar en el de la intimidad”.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Uruguay.

Fuente: Aló / El Tiempo / Colombia / GDA. Foto: Archivo de Eme de Mujer

 

Publicidad