Siete curiosidades sobre el amor

Que el amor a primera vista existe, que es adictivo y ciego… Además, que está a un solo paso del odio, que la llama se apaga tras unos años y que un género es más infiel que otro. Son muchas las cosas que se dicen sobre el amor, pero ¿son todas ciertas?

Ver más: Señales de que es ¡alérgico al compromiso!

Con el apoyo de algunos estudios científicos, así como de la psicóloga María Esther Flores y de William Buckley, psicólogo, hemos realizado una lista con algunos curiosos y verdades sobre el amor.

Atracción, enamoramiento y amor son cosas distintas

Publicidad

“La atracción comprende el momento de interés particular sobre otra persona, que inicia con un deseo por conocer más a fondo las diferentes áreas del otro y compartir tiempo y espacios comunes”, dice Buckley de Torre Médica Momentum.

Por otro lado, el enamoramiento conlleva la profundización progresiva del vínculo, la pareja, define sus parámetros de funcionamiento, desarrolla sus expectativas y objetivos comunes.

En el amor se habla de dos personas que han atravesado una serie de experiencias vitales que llevan a tomar la decisión meditada de compartirse junto al otro y apoyarse.

“Es una decisión consciente, en la cual se decide permanecer junto a aquella persona, al considerarla de gran valor más allá de  sus defectos o adversidades”, aclara.

Un asunto de hormonas

Publicidad

La oxitocina y la vasopresina son las hormonas que más se asocian con el amor romántico. Estas son producidas por el hipotálamo y las libera la glándula pituitaria. Si bien ambas influyen tanto en los hombres como en las mujeres, las segundas son más sensibles a la oxitocina y los primeros, a la vasopresina.

Es impulsivo

De acuerdo con Helen Fisher, antropóloga de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, “el amor no es solo una emoción, sino un impulso, una necesidad fisiológica para el ser humano”. Este impulso se genera cuando el cerebro produce la feniletilamina -conocida como la droga del amor-. Esta sustancia bioquímica libera neurotransmisores como la dopamina, norepinefrina y oxitocina. Además, reduce los niveles de serotonina y libera adrenalina lo que hace que se acelere el ritmo cardíaco. Este proceso hace que se genere un vínculo con la persona que lo genera y ocurre el enamoramiento.

El amor genera adicción

Resultado de imagen para gif ezra y aria

La droga y el amor presentan los mismos sentimientos placenteros, según el estudio de la antropóloga Fisher. Esto genera que cuando hay una ausencia, por un rompimiento de la relación o por una pérdida, el cuerpo sienta el mismo síndrome de abstinencia que se presenta cuando se dejan las drogas, con síntomas de pérdida de apetito y depresión.

La llama se apaga

En un período de tres años los receptores de dopamina se acostumbran al efecto placentero y pierden la sensibilidad, explica Eduardo Calixto, jefe de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, en un reportaje de National Geographic. Sin embargo, no todo está perdido para quienes tienen una relación duradera. Cuando se llega a esta fase, la sustituta de la dopamina es la oxitocina que se relaciona con la sensación de apego.

“Las relaciones tienen edades, así como el ser humano avanza y crece. No es posible que la relación se quede en un primer plano físico fantasioso del enamoramiento.   Deben avanzar si quieren trascender. Se aconseja que no dure más de dos años. Es un tiempo suficiente para saber si hay amor de verdad”, explica la psicóloga Flores.

A un paso del odio

Resultado de imagen para gif breakup

No es de extrañarse que si una pareja termina, pase de sentir amor a odio en cuestión de momentos. Esto se debe a que estos dos sentimientos producen las mismas sustancias. Según una publicación de The Huffington Post, si se analizan los ciclos cardíacos de una persona no se puede apreciar diferencia entre si una persona acaba de matar o ha tenido un orgasmo”.

¿Existe el amor a primera vista?

La respuesta es no. “Puede existir una atracción profunda acompañada de un proceso de ilusión fuerte, pero que aún no se ha atravesado todas las etapas que hemos descrito anteriormente para definirlo como amor”, finaliza Buckley, psicólogo de Torre Médica Momentum.

Por Melanie Méndez B. Fotografía: Luis Navarro / La Nación.