Situaciones que mortifican a las mujeres

Sonríe siempre

Casi nadie se atrevería hoy a decir abiertamente que está en contra de la igualdad de género. Pensar que los hombres merecen más que las mujeres actualmente da vergüenza. Sin embargo, hay asuntos del día a día que causan un estrés especial a las mujeres.

Ver más: 7 Hábitos que te suben de peso

Y los hijos, ¿cuándo? Sí, nosotras podemos dar a luz y los hombres no pero eso no implica que todas queremos hacerlo. Mientras que a un hombre nadie lo apura en tener hijos, a las mujeres se nos recomienda la maternidad como una forma de estar completas.

A las mujeres trabajadoras muchas veces se les critica por pasar tiempo lejos de sus hijos, mientras que a los hombres mientras más trabajen, más se les felicita. Son el sostén de la casa aunque pasen casi nada de tiempo con quienes viven en ella.

Los estándares de belleza son tremenda prisión para las mujeres aún hasta ahora. Aquí sí, nosotras tenemos prejuicios internos que romper y aceptarnos, finalmente, como somos.

Publicidad

Si un grupo de amigos es víctima de algún ataque violento en un viaje, todos se concentrarán en atrapar a los culpables. Sin embargo, si se trata de un grupo de chicas, algunos se distraerán cuestionando qué hacían ellas solas en la calle.

Primero, a estas alturas si elegís grabar tus encuentros sexuales ya debés saber a lo que te arriesgás. Pero, una vez dicho eso, el ataque masivo que sufre una mujer cuando un video íntimo suyo se hace viral pone en evidencia lo mucho que se juzga a la mujer por su sexualidad, su falta de decoro, mientras a un hombre casi nunca se le imputa eso.

Se te va el tren… Sólo a las mujeres se nos acaba el tiempo para casarnos. A ningún hombre se le molesta tanto con este tema como a las mujeres. Todavía muchos esperan que todas las chicas sean novias felices. Y si es antes de los 30, mejor.

Lo que dice la balanza de una mujer muchas veces está bajo escrutinio público. Y no son pocas las que se privan de ser felices por bajar esos kilos que, como les han enseñado, están de más.

Publicidad

Todavía la sociedad espera que la mujer perdone toda infidelidad. Es hombre se dice cuando un esposo traiciona a su familia. El engaño, venga de un hombre o una mujer, es doloroso y la víctima siempre debería tener la libertad de elegir si continuar o no con quien le falló. Sin recibir ninguna crítica.

Si a una mujer le gritan algo en la calle, no falta quien diga que para qué anda provocando con su ropa o maquillaje. A los hombres no se les imputa esas decisiones ni se piensa que deciden cada cosa que se ponen para llamar la atención de los demás. Noticia de último minuto: nosotras tampoco.

Las mujeres en el trabajo todavía tienen que lidiar con quienes prefieren que siempre sonrían y las vean de buen humor. Si un hombre mantiene un semblante serio y un tono firme, está ocupado y es un buen jefe. Si una mujer hace lo mismo es una histérica vulnerable. Igualdad, por favor. El estrés no distingue género.

Foto: Archivo de Eme de Mujer