10 fantásticos usos de la vaselina

Se llama jalea de petróleo, pero se le conoce como vaselina.  Este producto es un  lubricante, recubre muy bien al no ser poroso y tiene potenciales hidratantes.

Posiblemente, en todas las casas haya, pero no siempre se le sabe sacar provecho, como debiera. Por eso, te traemos un recordatorio de 10 usos en los que la vaselina te va a dar espectaculares resultados:

1.  Al reducir la pérdida de humedad, la vaselina puede evitar los pies, rodillas, codos,  manos y labios agrietados. Al aplicarla regularmente suaviza  las cutículas de uñas. Es un excelente bálsamo labial.

2.    La vaselina reduce al mínimo la fricción por lo que cualquier zapato que chime, no podrá hacerlo si antes ponemos vaselina sobre el pie.

Publicidad

3.    Se utiliza para reducir la fricción entre la piel y la ropa durante varias actividades deportivas. Evita el roce de la región pélvica en los ciclistas, los pezones de los corredores y es de uso común en el área de la entrepierna de luchadores y futbolistas.
 Los nadadores en aguas frías también tendrán protección térmica si antes de ingresar al agua se aplican vaselina.

4.    La jalea de petróleo es comúnmente usada como un lubricante personal, pero no si se usan condones de látex, pues  aumenta la probabilidad de ruptura.

5.    Puede mejorar la apariencia de los productos de cuero como chaquetas,  bolsos y zapatos.

6.    Se utiliza para limpiar suavemente desde el maquillaje de cara, hasta las manchas de agua en la madera.

7.    En el cuidado de mascotas la vaselina se utiliza para hidratar las patas de los perros y para inhibir el crecimiento de hongos sobre caparazones de tortugas acuáticas.

Publicidad

8.    Puede ser utilizada como combustible para encender  la fogata o chimenea al recubrir con vaselina una bola de algodón.

9.    Si se mezcla con azúcar, funciona a la perfección como exfoliante.

10.    Al ser un producto sellante la vaselina puede ayuda con la cicatrización de heridas incluso después de procedimientos de cirugía.

 

Tomado de www.revistaperfil.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *