Hábitos que debés abandonar a la hora de bañarte

Ducha

Una persona normal cree que cualquier hábito debajo de la ducha es bueno, después de todo, está limpiándose y eliminando las bacterias, ¿cierto? Pues, desafortunadamente, lo que hacés bajo el agua, aunque sea con buenas intenciones, en realidad puede lastimarte o afectar tu higiene personal. Estos son algunos casos:

Lavarte el rostro. No te lavés la cara en la ducha, donde el agua está usualmente más caliente de lo normal. En lugar de eso, usá agua fría, para cerrar los poros y evitar daño permanente de la piel con el calor.

Ver más: Desinflama el vientre en un tris

Altas temperaturas. ¡Bajale al calor! Sí, yo sé que las duchas calientes son deliciosas, pero el agua a altas temperaturas puede deshidratar tu piel y dañarla severamente. Y no sólo tu piel, tu cabello también puede quemarse debajo del agua caliente.

Menos es más. Bañarte por mucho tiempo podría deshidratar tu piel. Bueno, tampoco la deshidrata tanto, pero sí deberías considerar la preservación del agua potable. Si podes bañarte en 10 minutos, ¿por qué te demorás 1 hora?

Esponja de baño. Si usás una esponja de baño, asegúrate de limpiarla y dejarla secar después de bañarte. Estos accesorios son el paraíso para las bacterias, incluso cuando están enjabonadas.

Publicidad

Disminuí el exfoliante. Es importante exfoliar tu piel cada cuatro o cinco días, pero convertirlo en un hábito diario podría lastimar tu piel y salud en general. Si últimamente has exagerado, dejá a tu piel descansar por una semana y luego ve bajándole al hábito poco a poco.

También el champú. Si te bañás la cabellera todos los días, tu cuero cabelludo se acostumbrará a tu régimen de higiene y producirá cada vez más aceite. Aunque creás que es poco higiénico, la verdad es que podés entrenar a tu cuero cabelludo para no producir tanto aceite al no enjuagarlo tanto. Y esto no sólo es bueno para tu salud, sino también para tu cabello, ¿te imaginás todos los químicos que tiene el champú?

Pies. Esa agua que se acumula en el piso no está limpiando tus pies. Necesitás lavarlos directamente con jabón para prevenir mal olor y los hongos.

Cuidado con la toalla. No seás brusca a la hora de secarte con la toalla, aunque se sienta suave, realmente podría lastimar tu piel, la cual está especialmente sensible después de un buen baño.

Por Andrea Bouchot de Eme de Mujer Venezuela. Foto: Archivo de Eme de Mujer.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *