La chica del tren llega al cine tico

La ventana de un tren es, cada mañana, un refugio al dolor de Rachel Watson, una alcohólica recién divorciada que busca distraer su mente. O al menos eso es lo que ella cree.

Ver más: Facebook te dice cómo proteger perfil

Esa ventana es, al mismo tiempo, una tortura autoimpuesta. Lo que ve a través de ella es un cruel recordatorio de la vida que siempre quiso tener y no tuvo. Será también el inicio del caos, al ver manchadas sus propias manos con sangre inocente y no poder distinguir entre realidad e imaginación.

Protagonizada por Emily Blunt, La chica del tren llega a los cines con una historia que promete mantener en suspenso a los espectadores.

La cinta está basada en el best-seller homónimo de la escritora Paula Hawkins, el cual relata cómo Rachel comienza a obsesionarse con una pareja que vive en la ruta por donde pasa el tren que a diario aborda desde y hacia Manhattan, donde su ahora exesposo, Tom (Justin Theroux), vive con su nueva esposa, Anna (Rebecca Ferguson), y su bebé.

Publicidad

Cada mañana y cada noche, Emily pasa por una casa en la 15 Beckett Road, cerca de donde ella solía vivir. Allí habitan Megan (Haley Bennett) y Scott (Luke Evans), quienes llevan una tranquila vida suburbana y no saben que una extraña los observa con nostalgia.

Ellos parecen ser una pareja perfecta a la vista de Emily, quien durante meses ha robado miradas de su cotidianeidad, mientras toman el café de la mañana junto a la ventana o mientras ríen en el porche por las noches. Entre furtivos sorbos de alcohol, ella ha dedicado su vida a imaginar cuán idílico debe ser su mundo.

La asombrosa, joven y aparentemente despreocupada Megan es el retrato de todo lo que Rachel trató de ser durante sus años con Tom, en un matrimonio  que ella se niega a dejar ir.

Un día de tantos, en su camino a la ciudad, Rachel es testigo de un suceso impactante en el patio trasero de Megan y Scott que la perturba por completo.

Tras la desaparición de Megan, Rachel acude a la Policía para contar lo que vio, pero sin haberlo planeado, pasará de ser testigo a una de las principales sospechosas.

Publicidad


Tomado de www.nacion.com