¿Necesitás ahorrar? Evitá estas prácticas mientras trabajás

Tu trabajo es sinónimo de ingresos económicos, pero también de gastos. Desde movilizarte a la oficina hasta comer a diario representa dinero al que le decís adiós, pero que, con inteligencia y haciendo los movimientos correctos, podés ahorrar.

Ver más: Desinflama el vientre en un tris

Estas son algunas formas como despilfarrás el dinero en el trabajo sin darte cuenta. ¿Cómo lo vas a corregir?

1.- Comiendo fuera. La hora del almuerzo es en la que más dinero gastás, especialmente si sales a comer a diario a la calle. Tomate el tiempo para preparar algo simple en casa o, si no te queda más remedio, elegí un restaurante que ofrezca alternativas económicas.

2.- No ahorrar. Si sos de las personas que tiene dinero en la tarjeta y lo gasta casi sin darse cuenta, lo mejor que podés hacer es abrir una cuenta adicional y transferir parte de tu sueldo apenas te lo depositan. Ahorrarás casi sin darte cuenta y tendrás menos dinero que despilfarrar en la tarjeta.

Publicidad

3.- Transportándote mal. Pensalo, ¿vale la pena pagar un taxi si podés salir unos minutos antes y caminar unas pocas cuadras?, ¿conviene gastar en gasolina y estacionamiento cuando podés viajar en transporte público? Haciendo pequeños cambios en tu rutina para ir a la oficina, podés ahorrar algo de dinero.

4.- No entender lo que hacés con él. ¿Sabes cuáles son los intereses de los préstamos que pediste? ¿Cómo funciona el fondo donde pusiste tu dinero?  Si entendés todo lo que pasa con tu dinero, te será más fácil colocarlo en el lugar que genera más ganancia para vos.

5.- No aprovechar los beneficios. Algunas empresas ofrecen beneficios adicionales a sus empleados como descuentos en restaurantes, cupones, ventas especiales, etc. Investigá si la tuya da esa opción y cuáles podrías tomar para ahorrar algo de dinero.

6.- Prestándolo. La forma más simple de perder dinero es darle a alguien equivocado. Si sos de las personas caritativas que no le molesta prestar algo de efectivo, pensá bien a quién se lo darás y si tenés la suficiente confianza como para cobrarle cuando sea necesario.

7.- No llevar el control de tus gastos. El café de media mañana, los chocolates después de almuerzo, las papitas de media tarde y uno que otro antojito más… Sacá la cuenta de todos esos gastos adicionales y te sorprenderás.

Publicidad

Fuente: GDA / El Comercio / Perú. Foto: Archivo de Eme de Mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *