Mejora tu desempeño sexual con estos consejos

Cada movimiento te hará especial

A todas nos gustan que nos vean como diosas sexuales, por lo que tratamos de tener nuestros cuerpos en movimiento al momento de amar y así tener un mejor desempeño sexual.

Ver más: Luce una piel de diosa con estos tips

Pero estamos seguras que se preguntarán ¿qué tiene que ver el ejercicio con el sexo? En opinión de los expertos, lo ayudará a estar en forma y con mayor flexibilidad a la hora de llegar a la intimidad.

“Todo el organismo participa en la sexualidad, pues el sistema nervioso interviene en el deseo y el sistema cardiorespiratorio participa en la intensidad y la duración de las relaciones”, comenta la doctora Alicia Marín, experta en medicina natural.

Publicidad

Agrega que para que el ejercicio sea efectivo hay que realizarlos día de por medio, tres veces a la semana y es importante tomar en cuenta todas las zonas del cuerpo, incluido brazo, pierna y tronco.

Para Margarita Murillo, especialista en investigación y terapia en sexualidad, solo el hecho de caminar aumenta el deseo, porque hay mayor desintoxicación y un aumento en el flujo sanguíneo y de la testosterona. Añade que los ejercicios de Kegel, reconocidos a nivel mundial, buscan fortalecer la vagina y la percepción del placer presionando y relajando la zona.

“El movimiento es similar al que se realiza cuando se requiere detener la salida de la orina y se recomienda realizarlo conteniendo los músculos de la vagina durante tres segundos y relajar”, destacaó Marín.

Para tonificar la zona pélvica, basta con colocarse boca arriba y utilizar la fuerza de los músculos abdominales elevando la cadera hacia arriba. Las piernas pueden estar ligeramente flexionadas y poco a poco se estiran cuando se va adquiriendo destreza, recalca Marín.

Publicidad

Otra actividad física muy eficaz es colocarse boca arriba flexionando las rodillas y apoyando los pies sobre el piso extendiendo la cadera en forma de arco. Idealmente se sostiene la posición por 30 segundos aumentando el tiempo y las repeticiones.


Foto: Archivo Eme de Mujer