El rechazo familiar a la orientación sexual dispara intentos de suicidio

Familia
Familia
“Tenía solo dos años cuando le rogué a mi mamá que me cortara el pelo. Me daba vergüenza ir a la playa con vestido de baño de niña. No me sentía yo.Es que no era yo. A los 12 años estalló todo, en medio de la menstruación y senos que me crecían… pero mi mamá me ayudó en todo mi proceso, y hoy soy un adulto feliz”.

La historia del mexicano Isaac Gómez, de 22 años tiene un final positivo. Lamentablemente, no es la situación de miles de personas que lidian a diario con el rechazo en casa. Cuando los niños y adolescentes sufren un alto rechazo en sus familias por su orientación o identidad sexual, corren 8,4 veces más riesgo de intentar suicidarse respecto a quienes sí son aceptados por sus parientes.

Ver más: ¡Mujer baja 45 kilos! Te dejamos su transformación

Así lo revelan más de seis años de estudios de la Universidad Estatal de San Francisco, California, con 250 familias con hijos LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales) entre los 21 y 25 años. Según el análisis, una persona sufre alto rechazo cuando la golpean, es expulsada de su casa, le dejan de hablar, la obligan a actuar más “masculino” o “femenino” o es víctima de constantes humillaciones.

En ellos y ellas, el peligro de depresión también es 5,9 veces más alto, la posibilidad de uso de drogas es 3,4 veces más alta, y la posibilidad de prácticas sexuales sin protección es 3,4 veces superior.

“Los padres tienen las mejores intenciones, quieren proteger a sus hijos y que no sufran, pero este comportamiento más bien los hace sufrir más y perjudica su salud”, aseguró en un comunicado de prensa Sten Vermund, pediatra e investigador del análisis. Sus conclusiones figuran en el primer reporte de la investigación, publicado en forma reciente en la revista Pediatrics .

Publicidad

La investigación también habla de los efectos del rechazo moderado: los intentos suicidas son dos veces más comunes en relación con quienes tienen apoyo familiar y el riesgo de depresión es el triple.

Este tipo de rechazo incluye cosas como impedir a la persona ir a actividades familiares con su pareja, no hablar del tema o ponerles apodos. Frente a esta situación, distintos especialistas insisten en la importancia de la familia.

Mónica Núñez, mamá de Isaac, afirma que su rol de mamá no fue solo de apoyar a su hijo, si no de defenderlo.

“Siempre quise hijos felices. Él fue un niño feliz y quería que fuera un adulto feliz. Hablé con la escuela, con mis papás y defendí sus derechos”, relató Núñez.

Para Luis Perelman, sexólogo y miembro del Proyecto de Familias de la Universidad de San Francisco, el que tengan un “lugar seguro” en el hogar les da más armas para ser seguros y felices.

Publicidad

“Sí, es posible que sientan rechazo en la escuela, el barrio y hasta el supermercado, pero si tienen apoyo en su casa les será más fácil no solo reclamar sus derechos, serán más felices”, manifestó Perelman.

Tomado de www.nacion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *