Siete pasos para estar sereno

Foto: espíritu universal
Aprender a serenarse es fundamental para llevar un estilo de vida relajado, que te evitará problemas en nuestros diferentes entornos y posibles enfermedades a causa del estrés.

Con estos tips lograrás la serenidad que necesitás para equilibrar tu mente.

Ver más: Luce una piel de diosa con estos tips

Aceptá la diversidad.  Las prioridades las podés variar en función del tiempo y las circunstancias. Recordá que los que te rodean también pasan por estos cambios, así que debés ser tolerante, no te desesperés. Si la naturaleza nos hizo tan volubles, por algo será.

2. No des importancia a cosas que no las ameritan. Tomaté  la vida muy a pecho te hará sentir vulnerable y te impedirá relacionarte con la naturalidad. Dale a las cosas el valor que realmente merecen, no más.

Los aferramientos y las discusiones son fuente de estrés y desgaste, tanto físico como emocional. No hay que confiar en todo lo que los demás puedan decir de vos.

Publicidad

3. Cuidar lo que decís. Las palabras tienen poder. Con ellas podés salvar a alguien, hacer que se sienta bien, pero también podés  herir a esa persona al decir cosas que no sentís.

Esta situación solo te traerá ansiedad y frustración sino que te alejará completamente de lograr la serenidad.

4. No hagás suposiciones. Los malentendidos crean conflictos innecesarios con los demás, así que lo más recomendable es que los aclarés cuanto antes. Si fomentás la comunicación y la sinceridad con las personas que te rodean, gozarás de lazos de unión sólidos y duraderos.

5. Evitá controlarlo todo. Es imposible realizar demasiadas cosas a la vez y llevar el mando de todo sin terminar estresada. Debés establecer prioridades y centrarte en lo que podés y debés hacer.

6. Da lo mejor. Tener espíritu de superación mantiene vivas las ilusiones. Buscá proyectar lo que te gustaría hacer y luchá por ello. Acabar con la estresante rutina es fuente de serenidad.

Publicidad

7. Cierra ciclos. Esfuérzate por concluir lo que empezaste, pues los asuntos pendientes pesan en el ánimo. La sensación de misión cumplida resulta muy liberadora.

Por Joselyn Vasquez Beaujon. Tomado de Eme de Mujer USA. Fotografía de archivo Eme de Mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *