¿Vino tinto o blanco para celebrar?

La Navidad está a la vuelta de la esquina y desde ahora es importante que pensemos no solo en los platillos para la cena, sino en el vino con el que los acompañaremos.

Hay que tomar en cuenta que una buena selección, además del buen sabor de boca, logra realzar el plato que serviremos a nuestros seres queridos.

Para darle la bienvenida a sus invitados no hay nada mejor que un aperitivo fresco y de preferencia con cierto grado de acidez, recomienda la sommelier Gabriela Corrales.

Se puede servir en la mesa desde un delicioso cóctel, un mojito, una margarita o bien una copa de champaña o vinos espumeantes que limpian el paladar y lo preparan para degustar los alimentos.

Publicidad

Según Claudio Dubuis, del restaurante Le Chandelier, una vez que hayamos distinguido los sabores se puede enfrentar el maridaje entre vino y comida por afinidad. Por ejemplo, cuando lo que prima es el frescor de un vino como el Sauvignon Blanc joven es recomendable buscar un plato en el que los ingredientes sigan la misma línea, ya sea con limón o tomate.

“Otra forma de lograr el maridaje es por contraste. Pensemos en un cordero graso y para contrastar ese equilibrio redondo y envolvente de la carne se necesita un Cabernet Sauvignon tánico, levemente astringente, que produce en la boca una sensación de limpieza”, precisa Dubuis.

En estos casos es vital analizar la salsa, los condimentos que se pongan y la textura del plato, ya que si es crujiente, como una croqueta, se recomiendan vinos con gas carbónico como la champaña.

A disfrutar

Durante las fiestas de fin de año, solemos echar mano de los platos típicos como la pierna de cerdo, que lleva salsas con cierto dulzor; en esos casos se sugiere vinos llenos de fruta y a base de cepas como Zinfandel, en su versión tinta, o un Merlot joven. También podemos prederir una bebida con más carácter un Syrah de Chile, recomienda la sommelier.

Publicidad

Si se trata de una carne asada, podemos optar por un Malbec de Argentina, un Carménere de Chile o un Cabernet Sauvignon de California, agrega Corrales.

¿Y los postres? Sus mejores acompañantes son los vinos espumosos, dulces o aromáticos y para degustarlos se utilizan copas de medianas dimensiones en forma de campana.

Sea cual sea su escogencia recuerde que aún tenemos tiempo y, afortunadamente,  en el mercado hay una variedad  de vinos y bebidas que irán perfectos con su cena navideña. A continuación le sugerimos con cuáles acompañar diferentes platillos.

 

  • Pescado: blancos jóvenes.
  • Ternera: tintos ligeros y rosados.
  • Res: tintos viejos , tintos con cuerpo.
  • Cordero: tintos jóvenes, viejos con cuerpo.
  • Cerdo: tintos ligeros, tintos con cuerpo rosados.
  • Quesos frescos: blancos con cuerpo.
  • Quesos curados: tintos ligeros.
  • Legumbres y estofados: tintos con cuerpo.
  • Hongos: tintos ligeros.
  • Sopas y cremas: blancos con cuerpo.
  • Pasta: tintos ligeros.
  • Arroces: tintos con cuerpo.
  • Embutidos: blancos con cuerpo.
  • Pastelería y helados: Jerez  y oporto dulce.
  • Mariscos: blancos jóvenes muy secos y espumosos.

Fuente: Claudio Dubuis, restaurante Le Chandelier.

Por Neyssa Calvo, Eme de mujer Costa Rica. Fotografía de Archivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *