Recomendaciones y beneficios de la lactancia

Lactancia
Lactancia

La leche materna es el alimento más completo que se le puede ofrecer a un bebé en los primeros seis meses de vida.

Ver más: 5 Cosas que no sabías del pan

Se trata de un líquido único y esencial que permitirá un buen crecimiento y desarrollo del niño, además de favorecer el vínculo madre-hijo.

La leche materna tiene las cantidades necesarias de vitaminas, fósforo, calcio, hierro, proteínas, grasas y azúcares. Es la mejor forma de proteger al niño frente a infecciones respiratorias, diarreas y deshidratación, estreñimiento y cólicos, alergias, desnutrición y déficit de micronutrientes.

La lactancia también tiene beneficios para la madre ya que disminuye la hemorragia luego del nacimiento, permite recuperar el peso anterior al embarazo, disminuye el riesgo de cáncer de mama y ovarios. Para ambos es fundamental en la creación del vínculo.

Publicidad

A pesar de todos los beneficios, la lactancia puede ser un momento difícil, sobre todo al principio.

Consejos útiles

-Es importante buscar una posición cómoda en un lugar tranquilo (sin televisión, radio o cuidando a otros niños). Podés usar la posición más cómoda, pero debés quedar enfrentada panza con panza con el bebé, sosteniéndolo con la boca a la altura del pezón. Podés hacerlo en la cama, sobre una silla o sillón, etcétera.

-Para agarrar al bebé formá un hueco con los brazos y llévalo al pecho enfrentando el pezón con la nariz. El bebé abrirá la boca al sentir el olor,  pero si le cuesta reaccionar, podés tocarle la mejilla para que lo haga. Debés fijarte que los labios del bebé rodeen completamente la areola. Cuando termines de mamar podés hacer que suelte el pezón metiendo el dedo meñique entre sus labios.

-El bebé debe alimentarse a demanda, esto quiere decir, cada vez que lo necesite. En las primeras semanas, probablemente tenés que dar pecho con mucha frecuencia, entre ocho y 12 veces al día. Luego empezará a comer con menos frecuencia y más eficiencia. No hay una regla fija en la duración de las lactadas, pero es importante que mame alternativamente de ambos pechos dando primero de un lado y luego del otro lado.

Publicidad

-Para asegurar un buen flujo de leche debés alimentarte adecuadamente, con una buena hidratación y descansar todo lo que podás. Sin embargo, el principal estímulo para la producción de leche es la succión por lo que cuanto más se amamante más leche se producirá.

-Para evitar la irritación de los pezones el bebé debe prenderse bien, no debés tironear al terminar de dar de mamar, usá sostenes de algodón y al final de cada lactada dejá que tus pezones se sequen naturalmente y pasá algunas gotas de tu propia leche sobre ellos.

-Si amantás podés hacerlo de forma manual o con aparatos. Hay que masajear los pechos desde las costillas hasta las areolas, formá una C con el dedo pulgar e índice entre la areola y la piel.

La recolección debe hacerse en un recipiente bien lavado. La podés conservar hasta 12 horas a temperatura ambiente (no más de 25ºC), hasta 5 días en la heladera, 15 días en el congelador y 6 meses en el freezer.

Probablemente,  te sintás cansada, pero la recompensa es inmensa: ¡verás crecer a tu hijo sano y contento!

Tomado de emedemujer Uruguay.

Fotografía de archivo emedemujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *