Abuelos en casa: figuras medulares en la crianza de los niños

 

Los cambios de la vida moderna han implicado para muchas familiar que los abuelos pasen a ser parte del núcleo. Cuando eso ocurre, es normal que las diferencias en los estilos de crianza surjan, aunque esto también sucede cuando ellos se hacen cargo del cuido de los niños solo unas horas, o pasan parte de su tiempo con ellos.
Los abuelitos son parte importante de la familia y aparte de constituir un gran apoyo en el cuido, pueden llegar a ser figuras medulares en el desarrollo de los niños. Además, suelen encontrar mucho disfrute en sus nietos, ya que la interacción con ellos les permite rejuvenecerse, participar en la familia, sentirse útiles, y aprender.
Si en su hogar conviven o mantienen relación cercana tres generaciones, las siguientes recomendaciones le ayudarán a mantener una convivencia armoniosa y positiva para todos los integrantes de la familia:

Valore lo positivo. Por las características de su etapa de desarrollo, los abuelitos tienen algunas ventajas sobre los padres que resultan beneficiosas para el desarrollo de los nietos, como que al estar jubilados tienen más tiempo libre, tienen menos presiones y pueden disfrutar de tiempo de calidad, enseñarles cosas y compartir actividades que no suelen realizar con los progenitores por cuestiones de tiempo y rutina.

Aproveche la sabiduría de los abuelos. Los abuelos tienen mucha experiencia y esta se pone a disposición de los hijos y los nietos cuando lo requieren. La abuela puede dar consejos sobre cómo curar una fiebre, pero debe respetar las decisiones que los padres tomen al respecto.

Publicidad

Evite los celos y la competencia. Ni los padres deben sentirse amenazados por la presencia de los abuelos, ni éstos deben intentar ejercer un rol que no les corresponde para tener más cariño de sus hijos o de sus nietos. Si los abuelos y los padres tienen claridad respecto a sus funciones con los niños, no debería existir competencia.

Respete los roles. Como padre, considere que los abuelos tienen vida propia y las labores de crianza ya las cumplieron con usted. El rol que tienen ahora ante los nietos es diferente y puede llegar a ser muy significativo en la vida emocional de sus hijos; sin embargo, la responsabilidad de educar es primordialmente parental.

Haga que se respete el rol paterno. Ya los abuelos han tenido su oportunidad como padres/madres y ahora les corresponde dejar que sus propios hijos aprendan la paternidad, aunque en el proceso cometan errores. Cuando se presenten diferencias en este espacio, lo más recomendado es entusiasmar a los abuelos a que disfruten su rol y que no usurpen el rol de los padres.

Establezca pocas reglas de convivencia. Para esto es importante elaborar horarios que ayuden a mantener un orden, como si fueran un contrato entre los miembros de la familia. Un ejemplo podría ser, designar espacios para el juego y el descanso, que deben ser respetados por todos; así cuando abuela hace la siesta, los niños deben realizar actividades similares o más silenciosas, mientras que en las horas de juego, los abuelos deben permitir que los niños disfruten ese espacio.

Muestre respeto por las reglas y los roles. Los niños aprenden de lo que ven, por lo que es muy importante que todos los miembros de la familia muestren respeto por las normas y por los roles de cada miembro.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *