Comer despacio ayuda a evitar la obesidad infantil

Cuando una come pueden pasar varios minutos antes de que el cerebro reciba la señal de saciedad y ordene al cuerpo que ya no reciba más alimentos porque ya no tiene hambre.

Por eso, hacer esperar 30 segundos entre un bocado y otro, mientras se mastican los alimentos, facilita que los niños se percaten de que están satisfechos y no coman más de la cuenta.Así lo advirtieron estudios de la Universidad de California en San Diego y de la Universidad Nacional de México, cuyos resultados fueron publicados en la revista Pediatric Obesity .

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tomaron en cuenta a 54 niños, con edades entre 6 y 17 años. Durante un año, se les observó la forma de comer. Después fueron divididos en dos grupos: a uno se le pidió esperar 30 segundos entre cada bocado y masticar lentamente, y al otro no se le dieron indicaciones.

Para asegurarse de que los menores dejaban pasar exactamente 30 segundos entre un bocado y otro, se les dio un reloj de arena que duraba justo ese tiempo en agotarse. Los instructores les pidieron comer, darle vuelta al reloj y no ingerir un nuevo bocado hasta que pasara toda la arena.

Publicidad

Al cabo de un año, el peso de los estudiantes que masticaron lentamente bajó entre un 3,4% y un 4,8%. Por el contrario, en el otro grupo el peso subió entre un 8,3% y un 12,6%.

El análisis se refiere solo a la obesidad infantil. Sin embargo, cualquier persona, sin importar su edad, puede poner en práctica el consejo no solo bajar de peso, sino también para tomarle mayor gusto a la comida.

Tomado de www.nacion.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *