¿Cómo elegir un carrito o triciclo para sus niños?

Niños en triciclos, ejercicio infantil
Niños en triciclos

El mercado ofrece variedad de carritos y triciclos según las edades de cada niño. A partir de los dos años de edad, las opciones disponibles son de dos tipos principales: los carritos sin pedales (para que el niño se arrastre) y los triciclos con pedales.

Ver más: Tips para utilizar ¡un vibrador!

Habrá factores de precio, de color o diseño que sin duda influenciarán su decisión, pero no olvide que este debe ser, ante todo, un juguete seguro para su hijo y al que le pueda sacar provecho. Así que antes de elegir, considere estas características:

Carritos sin pedales
El material debe ser preferiblemente de plástico y no de metal, para que sea liviano. Así, en caso de caídas y golpes, el juguete no le ocasionará daños al niño.
El plástico debe ser fuerte y resistente, un plástico de mala calidad se podría romper con facilidad y raspar la piel del chiquito.
Los bordes del juguete deben ser redondeados para evitar cortes y raspaduras.
Es importante que cuente con una especie de respaldar, para que el niño se sienta seguro al manejarlo, sobre todo los primeros días.
Cerciórese de que el tamaño del carrito es el adecuado para su niño, que no le quede grande ni tampoco muy pequeño. El niño debe tocar el suelo con ambos pies al estirarlos.
El diseño debe ser simple, sin accesorios pequeños que puedan ser removidos por el niño para evitar que se los lleve a la boca.
Un cinturón de seguridad, o algún mecanismo que logre el mismo efecto de seguridad, es un aspecto importante por considerar.
Triciclo con pedales
El material debe ser preferiblemente de plástico resistente y de buena calidad.
Los bordes deben ser redondeados para evitar filos que puedan causar heridas.
Las llantas deben ser gruesas y resistentes, para que ayuden al niño con el equilibrio.
Los pedales deben ser antideslizantes, para evitar que el pie se resbale al pedalear.
Los pies deben alcanzar fácilmente los pedales y la manivela debe quedar accesible al niño sin que tenga que recostarse hacia adelante para alcanzarla.
La manivela debe ser fuerte, pero flexible para que el niño pueda maniobrar sin dificultad.
El asiento debe ser lo suficientemente espacioso para que el niño se pueda sentar cómodo, sin deslizarse hacia los lados.
Debe contar con cinturón de seguridad o algún mecanismo para asegurar al niño al vehículo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *