¿De verdad necesitas comprar eso?

Estás de compras. Llegás a una vitrina y viste un objeto que te llamó la atención. Entrás a revisar el precio. Ya estás cerca de tomar la decisión, pero falta hacer la pregunta clave: “¿De verdad lo necesito o solamente lo quiero?”.

Ver más: Luce una piel de diosa con estos tips

Esa es la diferencia entre un comprador compulsivo y un consumidor responsable y ordenado. El primero se saldrá del presupuesto apenas aparezca la primera tentación; el segundo volverá a casa con lo necesario y sin haber comprometido sus metas de ahorro.

“Lo ideal es aprender a hacerse esa pregunta desde niños, para entrar a la etapa de adultos con saludables hábitos financieros”, comenta Rosibel Cabrera, gerente de Productos Pasivos de Davivienda.

En la naturaleza, las ardillas son un excelente ejemplo: acumulan avellanas para el invierno, en lugar de consumirlas o desecharlas todas de una vez.

Publicidad

Si tenés problemas financieros, es conveniente observar tu comportamiento a la hora de las compras: si ya aprendiste qué son las rebajas y las promociones, o si estás comparando precios y opciones. Pero, sobre todo, lo más importante es observar si sales con el afán de gastar todo lo que te dieron o si prefieres guardar una parte.

Tomado de www.revistaperfil.com