Haga de la televisión una aliada para educar

Papá y niño ven tv
Papá y niño ven tv

Decenas de personas les hablan a sus niños desde la televisión. ¿Permite usted que cualquier extraño se dirija a sus niños? No, ¿verdad? Entonces, es hora de acompañarlos a ver “tele” y sacarle provecho a este aparato.

Ver más: Básicos para cuidar tu refrigerador

¿Cómo sacarle ventaja a la televisión? ¿Cuáles programas pueden ser buenos para los niños y cuáles es mejor evitar? Esas son solo algunas preguntas que todo padre responsable se hace, sobre todo cuando ve a sus hijos cautivados por este electrodoméstico.

La televisión no es un medio de comunicación negativo ni positivo, depende de la supervisión que ejerzan los adultos encargados o de la falta de esta que la tele se convierta en amiga o enemiga de la educación de los niños.

La “tele” tiene espacios positivos para los niños. Acá se ubican programas que estimulan las habilidades y funciones mentales, tales como el lenguaje, la memoria, el razonamiento, el juicio y la concentración, entre otros, lo cual se puede encontrar en las tramas de las historias, las canciones, etc. Asimismo, son valiosos los programas que permitan hacer uso de la creatividad, la imaginación, la capacidad de abstracción, la sensibilidad y que trasmitan valores positivos tales como amistad, honestidad, trabajo en equipo, paz, amor, solidaridad y muchos más. Cuando se habla de personajes que son buenos modelos para los niños, se debe mencionar aquellos que son más comunes, de manera que el chico no crea que para sobresalir hay que tener poderes extraordinarios, sino que, con disciplina, esfuerzo y humildad se puede salir adelante.

Publicidad

Por supuesto, para identificar estos espacios y modelos de sus hijos, es necesario tomar el tiempo para conocer esos programas, antes de asentir que sus niños los vean.

Lo ideal es aprovechar la televisión para abrir canales de conversación con los niños sobre temas nuevos. Por eso, todas las dudas que manifiesten los menores deben de ser bienvenidas. Así, si ellos preguntan sobre temas de maldad, sexualidad o violencia, los padres deben responder de frente. E inclusive si no consultan, en algún momento, habrá que sentarse a conversar con ellos. Es más, los padres que hablen del tema sin que se les consulte tendrán ventaja, pues podrán hacerlo en el momento en que estén más preparados para ello.

Es indispensable cerciorarse de que se está dando la información adecuada y de forma sencilla para que el niño la entienda. Además, repregúntele para verificar por qué tiene la duda, podría ser que esté enfrentándose con algo parecido a lo visto en la televisión en la vida real, como la agresividad de un compañero de la escuela.

 

Fuente: Grupo Nación.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *