Los beneficios de que los niños manejen

Niño maneja
Niño maneja

Quedarse quietos no es precisamente la principal característica de los niños de dos a cuatro años de edad. Las ganas de moverse, conocer y explorar se les desbordan sin control. Por eso, los carritos en donde se puedan subir y desplazarse se les hacen ahora más atractivos que nunca.

Ver más: Detecta a tiempo el cáncer cervicouterino ¡con el celular!

Ya sea un carrito de arrastre (ideal para los más pequeños) o un triciclo con pedales (para los mayorcitos), éste se convierte en su primer vehículo, el cual les permite moverse con gran libertad.

Además de que les resulta entretenido, es un juego que los ejercita y estimula ciertas áreas de su desarrollo, como la motora gruesa, el equilibrio y la coordinación. Pero, al igual que todo juguete, a la hora de elegirlo hay que tomar en cuenta ciertas recomendaciones según la necesidad de cada pequeño, para así sacarle el mejor provecho a la inversión.

Montar vehículos incentiva el desarrollo del equilibrio y la orientación del espacio, lo cual les ayuda más adelante a montar la bicicleta. También les da los beneficios propios del ejercicio físico, como: el fortalecimiento del corazón, la tonicidad muscular, liberación de tensión y propicia un sueño profundo.

Publicidad

Adicionalmente, le da al niño la oportunidad de desplazarse por su cuenta, le fortalece su independencia y autonomía, a la vez que le brinda una nueva forma de espacio y tiempo, promueve su concentración y le ayuda a desarrollar sus reflejos.

Escoja el carrito que se adapte a las necesidades de su hijo para que él pueda disfrutar de su juego sin riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *