Prepare a su hijo para la llegada de un hermanito

Hermanos
Hermanos

Existen diferentes opiniones sobre cómo deben los padres comunicar a sus hijos la llegada de un nuevo hermanito.

Ver más: Cosas que harán que tu chico se quede a tu lado de por vida

Algunos dan la noticia desde el primer momento; sin embargo, los niños muy pequeños tienden a impacientarse y los nueves meses de espera se les hacen eternos.
Otro padres prefieren esperar a que su hijo note el cambio en mamá, descubra que algo está pasando y empiece por sí solo a indagar y pedir explicaciones.
Si los progenitores están preocupados porque quizás la noticia no será recibida de buena manera por el hijo mayor, deben enfocarse en tratar de convencerlo de que la llegada de su hermanito o hermanita será algo bueno.

Lo que sienten los niños
La noticia de un bebé en la familia es algo difícil de entender para los niños. La mayoría no comprende cómo este acontecimiento afectará sus vidas. La noticia trae novedad y emoción, pero se asimilará a largo plazo.
Con el paso de los meses, el niño nota la atención que recibe la barriga de mamá y la relaciona con su hermanito. Este hecho lo comienza a afectar, en la medida de que él dejará de ser el centro de atención en la familia.
Algunos niños pueden experimentar alegría, enojo, celos, miedo, ansiedad o tristeza hasta después de nacido el bebé.

Y ¿si no lo acepta?
Si al momento de dar la noticia el menor no se siente feliz y más bien entra en rabia, será necesario llevar el proceso con calma y darle el espacio y la atención requerida para bajar niveles de celos.
La reacción dependerá en gran parte de la relación que tiene el niño con sus padres.

Publicidad

Los padres deben ayudar a su primogénito a cultivar la relación con el bebé y tienen que comprender que se trata de una etapa de ajuste. La solución no es enojarse, sino más bien llenarse de paciencia. Asumir que el hermano mayor amará a su hermanito es irrealista, porque él ni lo conoce. Para el niño, el bebé es algo abstracto.
El secreto es que los padres resalten todo lo positivo de ser el hermano mayor y le demuestren al chiquito los beneficios o mejorías que habrá en su vida con la llegada de ese nuevo integrante.
Los padres deben estar atentos y buscar un equilibrio con sus comentarios. Si todos elogian al bebé, el niño mayor se sentirá olvidado. Lo recomendable es hacer comentarios positivos de manera sincera sobre ambos niños.
Los celos entre hermanos pueden aparecer como respuesta natural y emocional ante la percepción de una amenaza externa que pone en peligro una relación.
Las disputas entre hermanos serán naturales e inevitables. En toda relación fraterna, se vive entre instintos amorosos y agresivos. Sin embargo, a medida que los chicos crecen, la rivalidad desaparecerá y dará lugar a la unión y la amistad, por lo que no debe preocuparse demasiado.
Por el momento, un buen aporte es evitar comparar a los hermanos y más bien resaltar las cualidades que los hacen especiales a cada uno.

 

Fuente: Grupo Nación.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *