Primeros dientes del bebé

Primeros dientes del bebé
Primeros dientes del bebé

Los dientes de leche de los bebés comienzan a formarse entre la sexta y octava semana de su desarrollo intrauterino. Otras piezas permanentes inician su formación en la vigésima semana.

Ver más: 7 Hábitos que te suben de peso

Cuando nace el menor, se deben de iniciar los hábitos de limpieza bucodental. Estas primeras limpiezas se hacen con una gasa y su objetivo es eliminar los residuos de leche de la boca, controlar la proliferación de bacterias y crear hábitos de higiene. Adicionalmente, los movimientos masajean las encías para prepararlas para la erupción dental.
Cuando el infante tenga sus primeros dientes en boca, alrededor de los 6 meses de edad, se debe iniciar el uso del cepillo dental. Se recomienda utilizar el cepillo de dedal, que tiene cerdas plásticas muy suaves, se coloca en el dedo índice de la madre o el padre y se usa replicando movimientos similares a los realizados con la gasa.
Hasta los cinco años de edad, no es necesario utilizar pasta dental. En caso de que usted quiera o su hijo lo solicite, debe utilizar una pasta sin flúor. La razón para evitar los dentífricos se debe a que los niños tienden a chupar y tragar la pasta. Si estos productos tienen flúor, pueden producir lesiones como fluorosis dental o problemas a nivel óseo.
Los primeros dientes del bebé son los de leche. En total, son 20 que salen entre los seis meses y los dos años y medio de edad. Algunos se pueden adelantar y otros retrasar un poco en este proceso.
Cuando inicia la erupción dental, los bebés pueden presentar aumento en el babeo, irritación, molestia o dolor en las encías. Es normal que las encías se hinchen y se pongan rojas. Asimismo, puede haber falta de apetito, diarrea, trastornos del sueño y, en algunos casos, fiebre.
Para aliviar estas incomodidades, se recomienda utilizar mordedores. En casos de molestias importantes, se recomienda aplicar bálsamos directamente sobre las encías, como la matricaria o el Ad-Muc. En algunos casos, se puede utilizar anestésicos en gel o sprays para calmar la molestia cinco minutos antes de comer o lavar los dientes.
A partir de los 4 ó 5 meses, su bebé ya tiene la capacidad de dormir toda la noche sin necesidad de alimentarse. En caso de que se despierte y tenga sed, debe tomar agua. De este modo, evita mantener el sustrato alimenticio en los dientes por la noche, pues aumenta mucho más el riesgo de adquirir caries dental. Otro hábito por controlar es que el bebé se duerma con el chupón. Si el niño se duerme con un biberón con algún líquido azucarado sus dientes pasarán sucios por un gran lapso. A partir del año, lo ideal es entrenarlo para que use el beberito, la pajilla o un vasito. Así evitará que se acueste tomando líquidos.
Cuando inicie el segundo año de edad (entre el primer y segundo año), debe agendarse la visita al odontopediatra.
Lo correcto es preparar a los hijos para esta visita. Hay que contarles que el doctor revisará sus dientes y se los contará. Incluso, puede enseñarle con fotos, videos o juegos lo que van a ver y hacer en el consultorio. Cuanto más tranquilos estén los padres en esta cita, más calmados estarán sus hijos.
Recuerde que la prevención es la mejor manera de disminuir costos, traumas y problemas dentales a largo plazo.

 

Tomado de: Agenda para Mamá.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *