Los factores sociales también influyen en tu peso

Alimentación y ejercicio
Alimentación y ejercicio

Cuando nos fijamos la meta de perder peso adquirimos con nosotras mismas un compromiso de fuerza de voluntad.

Ver más: Baja de peso con más comida y menos calorías

Sin embargo, lo que no siempre tomamos en cuenta es que los compromisos sociales, los amigos, la familia y la pareja también inciden en nuestro reto con la báscula.

Según la nutricionista Kathryn von Saalfeld, las mujeres casadas con hombres con sobrepeso u obesidad tiene 63% más probabilidades de aumentar de peso en los primeros cinco años de matrimonio.

Una situación similar se presenta en los trabajos, cuando se tiene compañeros sedentarios y con malos hábitos alimenticios, o si el puesto laboral implica estar saliendo a comer con clientes.

Publicidad

Tu familia también juega un papel muy importante en la alimentación. Muchas chicas suben de peso cuando las celebraciones familiares giran entorno a la comida más que a compartir socialmente. Además, la presión social que las impulsa a comer constantemente influye mucho en alcanzar el peso ideal.

En estos casos, la nutricionista aconseja que lo mejor es encontrar una persona que te apoye emocionalmente en ese objetivo de bajar de peso. Esa pareja que escojas para cumplir tus metas debe también comprometerse en cumplir el plan alimenticio, apoyándose el uno al otro, sin que compitan entre sí.

Equilibrar la vida social. Las situaciones sociales suelen ser la parte más complicada de llevar cuando tienes un plan alimenticio restringido. Estos son algunos consejos que puedes poner en práctica en estos casos:

  • Busca restaurantes que tengan opciones saludables.
  • En reuniones familiares o de amigos puedes medir la situacion. En algunos casos, convendrá más que seas sincera y que les digas que estás siguiendo un plan nutricional y no deseas romperlo.
  • Puedes pecar, pero con medida. Es decir, si comes un trozo de queque que sea pequeño.
  • Si sabes que tienes un evento en la noche, por ejemplo, en el día puedes jugar un poco con las calorías, comiendo menos en el resto de los tiempos de comida o haciendo más ejercicio de lo habitual.
  • Si tienes una dieta muy estricta y la reunión a la que vas es de un círculo de confianza puedes negociar con el anfitrión para llevar tu propia comida o que prepare algo especial para vos.

Fotografía: archivo Eme de Mujer

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *