Lecciones que aprenderás del mal sexo

Si alguna vez has tenido mal sexo, entonces las probabilidades de que la hayás pasado bien son pocas, sin mencionar que seguro no llegaste al orgasmo. Eso puede ser horrible, pero algo podemos rescatar de esto…

Ver más: Señales de que es ¡alérgico al compromiso!

  • Hablar es esencial. A veces tenés una mala experiencia porque te dio pena hablar y decirle a tu chico que lo estaba haciendo mal. La próxima vez que estés en la misma posición, recordá ese orgasmo olvidado y decile exactamente lo que tiene que hacer o, si creés que se ofendería, dale algunos tips para ayudarte a llegar al clímax.
  • Su tamaño no importa. Un chico bien dotado podría ser el peor amante del mundo. Mientras que otro podría darte el mejor orgasmo de la vida.
  • Humedad. Es necesario estar lubricada, así que tu mejor aliado, al menos en estas situaciones, será un confiable lubricante de agua (o aceite si te proteges de otra forma y no usas condón).
  • No sólo te concentrés en tu vagina. Los orgasmos vaginales son raros, así que necesitás concentrarte en tus demás zonas erógenas y tu clítoris. La próxima vez que sintás que no llegarás al orgasmo con penetración, baja tus dedos y juega con tu botón favorito mientras él hace lo suyo.
  • Una conexión es importante. El mal sexo es más común con alguien que no conocés que con una persona con quien tengás una conexión. De esta forma, estarás más cómoda, habrá más confianza y ambos tendrán ganas de satisfacerse mutuamente.
  • No asumás que no es tu culpa. Entendemos que seás sexy y tengás experiencia, pero se necesitan dos. Tal vez sea que no se comunicaron bien, que no estaban cómodos o que él terminó pronto. El punto es que ambos contribuyeron al mal sexo, y es importante que ambos busquen una solución para la próxima.

Por Andrea Bouchot, de Eme de Mujer México. Foto: Archivo de Eme de Mujer.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *