Regalar requiere de estrategia y organización con el dinero

No importa si es durante la cena de la víspera de Navidad o al amanecer el 25, el ritual de abrir regalos emociona a chicos y grandes. Sin embargo, muchas veces detrás de cada presente hay una historia que involucra carreras, filas y compras de último minuto, situación que puede evitar.

Estamos a pocas semanas de recibir la Navidad, lo que quiere decir que todavía está a tiempo de conseguir un buen regalo para sus seres queridos y amigos.

Para lograrlo, lo primero que debés hacer es definir a quiénes les querés dar un obsequio y, luego, buscar las necesidades de esas personas, asegura Javier Ángulo, director ejecutivo de Finanzas con Propósito.

El siguiente paso, según Ángulo, es utilizar parte del dinero del aguinaldo y de los ahorros, sin tocar el salario habitual  de diciembre, para que no tenga un desajuste en sus cuentas y no se quede sin presupuesto. Luego, divida un monto por persona. Antes de salir de compras, establecé una lista con posibles opciones para regalar –dentro del presupuesto previamente establecido– y tratá de de mantenerte fiel a esa organización.

Publicidad

Con esto evitarás perder el tiempo al tener que recorrer tienda tras tienda para conseguir un artículo que, de paso, no sabés con exactitud cuál es.

Regalos compartidos. Si bien el objetivo de la Navidad es agradecer y convivir con los demás, los presentes se han convertido a través de los años en una de las mejores formas de mostrar afecto. Sin embargo, se llega a un punto, sobre todo en esta época, en que no se le puede dar un obsequio a todo el mundo, pues el bolsillo no alcanza.

Si estáa en esa situación, lo más recomendable es que optés por los regalos ‘en serie’. Es decir, dar un artículo igual a un grupo de familiares o amigos, como, por ejemplo, llaveros con la inicial del nombre o jarras personalizadas.

Un tip para bajar gastos es intentar comprar la mayor cantidad de artículos en el mismo establecimiento, con la idea de negociar un descuento. Otra opción es utilizar los puntos o millas de las tarjetas y canjearlos por regalos.

En el caso de las parejas que quieren dar presentes, pero no tienenmucho dinero, pueden obsequiar solo a los abuelos o solo a los niños.

Publicidad

Más allá de lo material. Salir de la odisea de las compras navideñas no solo depende de cuidar el bolsillo, sino también de dar algo que la persona realmente vaya a disfrutar.

Una alternativa son los objetos fuera de lo común o divertidos, y los que abogan por dar una experiencia, como los cupones intercambiables por masajes, entradas al cine o vales en restaurantes. Estos se consiguen en el mercado a precios accesibles.

Asimismo, están los regalos comestibles que consisten en arreglos frutales cubiertos de chocolate, galletas o postres con decoración alusiva a la fecha. “La gastronomía está ligada a recuerdos, gentes y momentos importantes en la vida de todas las personas. Todos los días evocamos esas memorias al saborear algún platillo”, explicó Gabriela Rodríquez, propietaria de Cajita de Sueños, una empresa de postres que aumenta su producción casi en un 90% por encargos nvideños.

 

Tomado del suplemento De Compras / Grupo Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *