¿Qué te quita el sueño?

¿Qué te quita el sueño?
¿Qué te quita el sueño?

Probablemente, has escuchado que dormir bien ayuda a que el organismo se recupere del estrés diario y equilibre sus funciones físicas y mentales.   Y es que si el sueño es reparador, existe mayor claridad mental, mejoran la atención y la memoria, y aumentan la capacidad de razonamiento y el estado anímico.

Ver más: 7 Hábitos que te suben de peso

“A nivel hormonal y metabólico, se ha observado menor liberación de las hormonas desencadenadas por el estrés, como el cortisol. En el caso de los niños, durante el sueño se da una mayor liberación de la hormona del crecimiento. También se obtienen beneficios a nivel cardiovascular, respiratorio y en el sistema inmunológico”, explica la doctora María Lorena Serrano, especialista en medicina interna de Torre Médica Momentum.

Sin embargo, lo que tal vez no sabés con certeza es que, aparte de acostarte tarde o pasar la noche en vela, existen algunos trastornos del sueño que pueden impedir que la persona realmente descanse.  La doctora Serrano te explica cuáles son estos padecimientos para que analicés si es necesario que acudás al médico:

Inversión del ciclo del sueño:  es la tendencia a dormir durante el día y a disminuir el sueño nocturno. Este fenómeno puede ocurrir con mayor frecuencia en adultos mayores.

Publicidad

Insomnio:  algunos factores que contribuyen con este trastorno son los desórdenes afectivos, la ansiedad y otras enfermedades psiquiátricas, el consumo de bebidas energéticas, café, algunos fármacos y drogas ilícitas, o estímulos del medio ambiente, como el uso y abuso de aparatos electrónicos, las condiciones de ventilación y luminosidad de los dormitorios o el ruido.

Apnea obstructiva del sueño:  consiste en pausas en la respiración o en que las respiraciones son muy superficiales durante el sueño.

Narcolepsia:  no se logra descansar a pesar de haber dormido las horas completas (unas ocho horas para un adulto promedio), por lo que la persona presenta cansancio, somnolencia e incluso se queda dormida durante el día.

Sonambulismo:   es realizar actividades mientras la persona se encuentra aún dormida.

Síndrome de piernas inquietas:  se asocia con inquietud motora de las piernas para interrumpir sensaciones molestas.

Publicidad

Terrores nocturnos:  la persona se despierta súbitamente y aterrorizada sin causa aparente. Es de probable origen psicológico.

Enuresis:  es frecuente en niños y consiste en la incontinencia urinaria durante el sueño.

Ronquidos:  son comunes y no necesariamente son sinónimo de un problema médico particular.  Si estos son severos y afectan la calidad del sueño o se acompañan de apnea del sueño, deben ser tratados por un médico.

¿Cuáles son los riesgos?  Si el sueño se ve afectado por alguna de las causas anteriores, es probable que se presenten desórdenes del ánimo, irritabilidad, falta de atención, deterioro cognitivo, somnolencia diurna, mayor riesgo de accidentes e, incluso, mayor riesgo de obesidad y de diabetes mellitus, causadas por el desbalance hormonal.

¿Qué hacer?  Serrano aconseja tener horas definidas para acostarse y levantarse, evitar excederse con las siestas durante el día, disminuir el consumo de bebidas o sustancias estimulantes y practicar ejercicio, pero no en las dos horas previas al momento de acostarse.  Asimismo, ella sugiere revisar las condiciones de la habitación para que el ambiente sea acogedor y favorezca un buen dormir, evitar el abuso de los aparatos electrónicos y disminuir su uso dentro del cuarto.

 

Por Irene Traube G.  Suplementos, La Nación .    Foto:  Archivo de Eme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *