Trastorno bipolar, la dualidad del humor

La mente rige nuestras emociones, y en algunos casos puede generar altibajos. El trastorno bipolar es una enfermedad psicosis maníaco-depresiva que se caracteriza por cambios anormales en el humor así como inconsistencia en el nivel de energía. 

El estado de ánimo se desplaza entre dos polos, la manía y la depresión. En la primera, la persona presenta un comportamiento acelerado y violento, habla sin parar y en voz alta. Igualmente, se irrita con facilidad. Asimismo, experimenta episodios de insomnio, falta de coordinación en sus ideas, desinhibición sexual y aires de grandeza o superioridad.

Relacionadas: Lo que no sabías de la ninfomanía

Ahora, hay momentos en el que se desploma por completo. La tristeza es frecuente así como la apatía, el desgano y las ganas de llorar. Inapetencia, pensamientos negativos, soledad o la tendencia a aislarse también afecta a las personas que padecen esta alteración. Además, este problema perturba el sueño y sienten culpabilidad. La bipolaridad está íntimamente relacionada con el suicidio.

Publicidad

Relacionadas: Consejos para superar la depresión

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Nacional de Trastornos Mentales de Estados Unidos, es una de las diez enfermedades más comunes que afecta al 2,6% de la población a nivel mundial mientras que en el país norteamericano las cifras casi duplican esta cantidad.

La afección puede aparecer alrededor de los 15 a 20 años de edad y también cerca de los 50, no es estacionaria, sino que tiende a repetirse. Está asociada a otros padecimientos mentales como la esquizofrenia, el autismo, la hiperactividad, desórdenes alimenticios, déficit de atención y depresión, esta última adquirida a causa del estrés. Algunas celebridades como Demi Lovato, Russell Brand, Carrie Fisher y Mel Gilson han sufrido este trastorno.

A pesar del complicado panorama, la medicina ofrece algunas soluciones para controlar esta crisis de forma efectiva a mediano y largo plazo. Medicamentos especiales, estabilizadores de ánimo, antidepresivos y psicoterapia son parte del tratamiento. Junto a esto, el apoyo familiar es vital para mejorar esta batalla interna.

Imagen: conexiones.digital

Publicidad

Más de Cecilia Avilés

Caipirinha de kiwi

¡Salud por el verano!
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *