Uno de cada cinco mayores de 40 años se expone a falla cardíaca

Corazón roto
Corazón roto

Una de cada cinco personas mayores de 40 años (y aproximadamente una de cada 15 menores a esa edad) tiene un corazón al que se le dificulta enviar sangre, oxígeno y nutrientes al resto del organismo para fortalecer los diferentes músculos y órganos.Este padecimiento se conoce con el nombre de insuficiencia cardíaca o falla cardíaca y puede ser causada por muchos problemas diferentes del corazón.

Ver más: Detecta a tiempo el cáncer cervicouterino ¡con el celular!

En la mayoría de los casos, es tan silenciosa que el paciente no la detecta y lo descubre cuando sorpresivamente sufre un evento de más gravedad, como un infarto o padecimiento coronaria de mayor impacto.

En otras ocasiones, el agotamiento es un síntoma que podría anunciar que algo no marcha bien. El cuadro común ocurre en personas que se cansan con facilidad al realizar labores sencillas, como caminar unos pocos metros, subir escaleras y pasear al perro… Asimismo, cada vez les resultan más difícil las actividades físicas moderadas, como trotar, correr o jugar al fútbol.

Aunque para muchos resulta complicado saber si padecen insuficiencia cardíaca, los especialistas en cardiología sostienen que hay tres señales que pueden ayudar a la persona a salir de dudas o, al menos, a decidir acudir a un médico para que le diagnostique este problema: falta de aire, tobillos hinchados y un aumento rápido de peso que provoca dificultad para moverse.

Publicidad

Un estudio de la Asociación Estadounidense del Corazón señaló que uno de cada tres pacientes muere en un periodo de un año después del diagnóstico, y cinco de cada 10 fallecen en los siguientes cinco años.

Esta silenciosa enfermedad se puede prevenir con un estilo de vida que incluya una comida baja en grasas y azúcares y alta en frutas y verduras, pero la actividad física desde la adolescencia (y mantenida durante la etapa adulta) es todavía de mayor importancia.

“Es fundamental que las personas adopten un estilo de vida saludable, evitar el fumado y el alcohol en exceso, limitar o eliminar el consumo de sal y sodio en general, así como bajar de peso, ya que eso disminuye las posibilidades de padecer presión alta y diabetes”, puntualiza el cardiólogo Daniel Quesada, coordinador de la Clínica de Insuficiencia Cardiaca y del Programa de Rehabilitación Cardiaca del Hospital San Vicente de Paúl en Heredia.

Los cardiólogos aclaran que el diagnóstico de este problema de salud no representa una sentencia de muerte para los pacientes y la mayoría de quienes detectan esta enfermedad a tiempo y cumplen con las recomendaciones al pie de la letra, lleva una vida completamente normal.

Tomado de www.nacion.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *