Lo que una joven profesional nunca debe hacer en redes sociales

Redes sociales, esos punto de encuentro en el que es posible contarle a tus contactos (y a los que no son también) desde qué estás comiendo hasta cómo lo pasaste el fin de semana. Pero, ¿cuánto de tu vida es prudente compartir, si tomamos en cuenta que tu perfil de Twitter, Facebook, Instagram y Linkedin puede ser visto por colegas, jefes y futuros empleadores?

Recuerda que las redes sociales son una vitrina, a la que le puedes sacar buen provecho para avanzar en tu carrera.Por eso, les dejamos a aquellos jóvenes que quieren mantener un trabajo estable, las cosas que deben dejar de compartir.

Errores a la hora de postear

-Quejarse sobre tu trabajo, tu jefe o colegas: Comentar en tu estado que estás aburrida en tu trabajo, o los conflictos de personalidad que tienes con los compañeros y/o jefe, es un craso error, que te llevará, sin duda, a la lista negra en el área laboral y que, por esas casualidades de los contactos, podría hasta ser visto por un futuro empleador que puede no ver con buenos ojos que hagas público tu malestar.

Publicidad

-Usar las redes como consultorio sentimental, o cualquier asunto de índole privado: Las redes no son tu diario de vida. Imagina que existe una línea que divide tu vida personal de tu vida “digital”, y mantente dentro de las fronteras, según dónde estés.

-Publicar o ser etiquetado en fotos bebiendo y de fiesta: Sí, hay fotos y fotos. Pero lo que el sentido común debiera indicarte es que tu jefe o futuros jefes no debieran verte con la mirada distorsionada, mientras te crees la reina de la noche. Mantén una imagen seria en tu trabajo y atraerás más respeto.

-Ser controvertidamente ofensivo en los posteos: Si bien, hoy por hoy, es de común uso escribir tus disgustos, como si las redes fueran el libro de quejas de todos los lugares, estamentos e instituciones reunidos, pon sumo cuidado cuando tus palabras se refieran a temas sensibles (los típicos: política, religión, etc.), ya que si llegan a leerse con un dejo de insulto hacia el resto, podría quitarte un puesto en un trabajo soñado.

-Mostrarse algo insistentemente pesado con una oferta de trabajo: Sé educado, busca el contacto, haz saber tus intenciones, pero no te transformes en una odiosa que envía a cada rato o todos los días nuevos mails o solicitudes para quedarte con el puesto.

-Dar información a la competencia: En la versión española de Forbes, ya habían pensado en este tema, y además de los puntos antes mencionados, reiteran el recato a la hora de compartir qué se está haciendo. Escribir lo feliz que estás en este nuevo proyecto del trabajo podría darle información valiosísima a la competencia.

Publicidad

 

Fuente: GDA/ El Mercursio/ Chile

Más de Equipo Emedemujer

Obligar a los hijos a dar besos ¿sí o no?

“Yo no obligo a mis hijos a dar besos”. Con esta aseveración,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *