El azul de Sicilia y las Islas Egadas

Es muy fácil caer en el lugar común de relacionar en segundos un viaje a Italia con arte, pasta, vino, moda, italianos, campiñas, historia, pizza, pero eso cambia cuando visitas Sicilia, la isla más grande de Italia y del Mediterráneo.

Desde allí es muy fácil visitar las Islas Egadas, un archipiélago de tres islas, Favignana, Levanzo y Marettimo, cercanas a la costa de Trapani, que fueron testigo de una de las batallas más célebres del mundo antiguo donde los romanos conquistaron Sicilia. En su historia cuentan haber sido escondite de piratas berberiscos, hogar de atuneras y hoy en día son principalmente lugares espectaculares para visitar.

Desde Trapani puedes tomar un ferry hasta una de las islas y quedarte un par de días o hacer un tour de un día con el “MN Intrepido”. Paseas por las costas, te bañas en las aguas cristalinas del Mediterráneo, almuerzas a bordo y lo más importante, visitas Levanzo, la más pequeña de las islas, donde el contraste entre la montaña rocosa y las casas blancas rodeadas por el azul del mar y del cielo es espectacular.

Favignana, la isla más grande, te permite caminar a tus anchas y a tu propio ritmo para después sentarte en la gelateria de la plaza principal y probar tu bien merecida Granita, un postre originario de Sicilia, parecido a un sorbete, pero con una consistencia un poco más fina que varía de región en región. Es refrescante, delicioso, tradicional. No puedes dejar de probarlo.

Publicidad

En la tarde, de regreso en Trapani, puedes terminar el paseo sentada en el Bar Il Saloto, en plena Via Garibaldi, tomándote una caipiroska con parchita u otro cocktail de tu elección y disfrutando del “fashion show” que ofrecen las chicas y los chicos de la ciudad al salir a disfrutar de las noches de verano.

Después de este viaje, cuando pienses en Italia, puedes agregar a la lista de arte, pasta, vino y todo lo demás el azul intenso del cielo siciliano, el azul transparente de las aguas del Mediterráneo, el azul reflejado en las casas de Levanzo y el azul electrizante de los ojos de Salvatore… ¡No… Esa es otra historia… la dejamos para otro día!

 

Un lugar para quedarse:
“Tonnara di Bonagia” en Valderice, a unos 30 minutos de Trapani, la capital de la provincia. Fue una fábrica dedicada al comercio de atún construida en 1601 que ha sido renovada y acondicionada para convertirla en un hotel maravilloso.

 

Publicidad

 

 

 

Más de Equipo Emedemujer

Obligar a los hijos a dar besos ¿sí o no?

“Yo no obligo a mis hijos a dar besos”. Con esta aseveración,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *