5 pasos previos antes de iniciar una relación

¿Preparada para una relación? A lo mejor crees que sí, pero puede que te sientas insegura, ansiosa o exultante. 

Las expertas en relaciones aconsejan desarrollar en el tiempo de soltería el trabajo personal, para estar firme, sana y clara cuando se inicia una nueva relación. Ahora bien, llegado el momento, la clave será mantenerse en equilibrio, para ello, recomiendan los siguientes pasos. ¡Tome nota!

Relacionadas: Ocho actitudes que nunca debemos tolerar en una relación

Relacionadas: ¿Por qué es importante ser amiga de tu pareja antes de empezar la relación? 

Publicidad

1. Comprender cómo es tu emocionalidad y sexualidad. Aunque para conocerse uno mismo en la sexualidad y la emocionalidad estar en pareja es más potente, porque se recrean emociones del pasado se necesita ser humilde y honesto para verlo como un proceso de crecimiento. Sino, la recomendación es ser realista y no esperar que la nueva pareja sepa de inmediato cómo hacerte feliz, para ello se requiere directamente comunicación. También ayudará tomar conciencia de las reacciones, gustos emocionales y sexuales para reflexionar y saber qué decir al nuevo compañero sobre cómo quieres ser tratado.

2. Estar atenta a lo que el otro dice y hace. No se trata de andar necesariamente con el “freno de mano”, sino que estar abierto a lo que la nueva persona quiere compartir, pero siempre atenta y dándole crédito a la intuición y revisar los detalles que no te cierran, para no dejarlos pasar tan rápidamente. Pero también, no tener expectativas sino vivir el presente.

3. ¿Sexo de inmediato? Es algo muy personal. El motivo para posponerlo, si hablamos de alguien que realmente nos interesa, sería para poder dar más espacio a la conversación y conocerse más a fondo. Esto, antes de entrar en lo que muchas veces puede ser una vorágine sexual típica del primer periodo de relación, la cual nos puede cegar. O bien, podría disminuir el interés personal por conocerse en una intimidad más esencial y más libre de apegos.

4. Independencia familiar. No se trata de no ver a la familia sino de ser independiente en la toma de decisiones y no andar pidiendo la opinión de los progenitores, ni que tampoco ellos se sientan con el derecho de controlar tu vida. Además, significa ser consciente de que lo que queremos lograr en un compañero o compañera de ruta, de igual a igual y no una madre o un padre que nos atienda y cubra las carencias emocionales. Es decir, la autonomía será vital para dirigir la propia vida, de acuerdo a los objetivos, necesidades y emociones trazadas.

5. Si no resulta, vivir nuevas situaciones amorosas. Hay que dejar fluir las relaciones pero siendo conscientes de qué podemos hacer para que esta relación sea positiva y beneficiosa para ti y tu pareja. Ahora, si no fructificara hay que empujarse para no exiliarse del mundo ni sentir tanta tristeza por haberte atrevido a volver amar. Darse cuenta de que el trabajo personal que hiciste es beneficioso para quedarte parada en lo mejor de ti. Sin olvidar que cada comienzo es parte de tu crecimiento y una excelente instancia para conocerte, seguir avanzando y traspasando en forma positiva y sin miedo, todos los desafíos que se te presentarán en la vida. De ahí, que siempre valga la pena intentarlo.

Publicidad

Emol/GDA

Más de Equipo Emedemujer

Obligar a los hijos a dar besos ¿sí o no?

“Yo no obligo a mis hijos a dar besos”. Con esta aseveración,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *